27 de noviembre de 2018
27.11.2018

Hacia una inserción educativa de los niños sordos

27.11.2018 | 01:05

Como padres y madres de niños sordos, la mañana del 20 de noviembre hemos desayunado con una noticia del diario INFORMACIÓN, Los institutos con alumnos sordos llevan todo el curso sin intérprete, que nos ha dejado, como poco, sorprendidos, emocionalmente consternados e indignados y en referencia a esa noticia queremos hacer algunas aclaraciones.


Primeramente, la noticia trata como un todo lo que en realidad corresponde a una parte. Habla de alumnos sordos, los cuales necesitan para comunicarse necesariamente un intérprete de lengua de signos. Respecto a esta afirmación, podemos decir con satisfacción que no es así. Debido a los avances tecnológicos nuestros hijos e hijas no necesitan intérprete de signos, ya que ellos se comunican como otra persona más, es decir, a través de la lengua oral, circunstancia que hace que estén totalmente integrados e incluidos en la vida escolar de los colegios e institutos. No negamos que existan alumnos que necesiten ciertos recursos al igual que nuestros hijos necesitan ayudas de diversos tipos.


Entendemos que la protesta, particularmente de ese instituto y para esos alumnos, es justa y necesaria, pero no se debe incluir a todas las personas sordas dentro de las mismas necesidades o en todo caso hay que distinguir entre las personas sordas que comunican mediante lengua de signos y los que comunican en lenguaje oral que, en la actualidad, gracias a los avances sanitarios, tecnológicos y pedagógicos, son la mayoría.


La sordera desde un punto de vista de la deficiencia, la podemos definir como la pérdida o anormalidad en la función anatómica del sentido auditivo y cuya consecuencia inmediata es una discapacidad en la audición. Gracias a los avances médicos y a la audiología (implantes cocleares, implantes osteointegrados, implantes troncoencefálicos y audífonos) el hándicap sensorial que supone una sordera se solventa, siendo la audición la vía principal de desarrollo del lenguaje.


Hoy en día, más del 95% de los niños y niñas sordos/as son capaces de comunicarse mediante el lenguaje oral sin necesitar el uso de un sistema alternativo de comunicación, en este caso Lengua de Signos Española, lo cual conlleva el acompañamiento por parte de una tercera persona en cualquier acto comunicativo.


Nuestra otra realidad educativa son niños y niñas integrados en la comunidad escolar y con un dominio del lenguaje importante capaces de comunicarse mediante el habla, además en distintos idiomas, teniendo necesidades como el resto de niños con discapacidad, diferentes y variadas. Centrándonos en el ámbito escolar, los apoyos pasan por dispositivos tales como sistemas de frecuencia modulada, señales luminosas, estenotipia... además de las necesarias sesiones de logopedia con la implicación y preparación por parte de los profesionales de la docencia.


El sistema educativo actual, tal y como recoge en sus principios, se debe basar en dar una respuesta educativa adecuada e individualizada para cada alumno/a, no «todo vale para todos/as», hecho que en el alumnado con sordera es imprescindible puesto que es una población muy heterogénea y con necesidades educativas, sobre todo de acceso, muy diferentes para cada caso.


Estas noticias nos empujan necesariamente a informar objetivamente y poder demandar las necesidades de nuestros hijos en material adaptado que tampoco son satisfechas por las administraciones públicas. Desde aquí, animarles a apoyarnos para poder seguir avanzando hacia una inclusión total para que la sociedad visualice nuestra realidad que pasa inadvertida e invisible. Solo demandamos que los recursos que sean necesarios, en cualquier discapacidad, sean satisfechos.


Cabe destacar que la decisión última de la modalidad comunicativa (habla oral o sistema signado) se comunique un niño/a es un derecho de elección fundamental de los padres/ madres.


Algo no menos importante, proveer de ayudas a los distintos colectivos en la medida que corresponda, buscando el equilibrio de cada necesidad con una realidad actual y objetiva.


Para terminar y aprovechando que en el mes de diciembre se celebra el día de las personas con discapacidad, nuestra entidad realiza diferentes acciones para sensibilizar y hacer visible a los niñas y niñas con sordera y que se comunican con total normalidad en lenguaje oral, os abrimos las puertas para que vengáis a conocerlos/las y comprobéis sus extraordinarias capacidades. Contad con nosotros: «Vuestra ayuda nos da voz».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook