10 de noviembre de 2018
10.11.2018
Tribuna

Vamos a pensar con la cabeza

10.11.2018 | 00:12

Esta expresión de «vamos a pensar con la cabeza» tiene mucha miga. Recuerdo que un amigo la utilizaba mucho, y con mucha sorna, con carácter previo a hacer algún razonamiento sobre algún hecho que no tenía la más mínima discusión. Pues bien, esto es lo que sentí el martes cuando escuché a la consellera de sanidad decir que iban a hacer un proyecto para ampliar el Hospital de Orihuela, y que lo estimaba (la ampliación) en 18 millones de euros, aunque bien podría irse a 20 (¿alguien da más?). Además, decía sin rubor, que posiblemente las obras pudiesen dar comienzo a finales de 2019.

Lo cierto es que la vi seria y cariacontecida. No es para menos, porque entiendo que no se lo creía ni ella pero alguien en Valencia le habían dicho que tenía que venir a decirlo. Y, como apoyo, estarían Carolina Gracia y Manuel Pineda para dar la suficiente credibilidad a la historia, si se me permite la guasa. Parece mentira que a una visita como ésta se le diese esas formas, más propias de un acto del Partido Socialista, obviando dónde se encontraban. Por todo lo cual me digo: A ver, ¡Vamos a pensar con la cabeza!!!!!!

Para empezar, los 18 millones no están. Ni mucho menos los 20. Ni siquiera UNO. Es, por tanto, la idea de realizar un proyecto lo que nos traen para llegar a las elecciones diciendo que han movido algún papel. Extrañamente sienten vergüenza porque ya la EX-consellera y EX-ministra Montón dijo que se iba a ampliar el hospital cuando ni tan siquiera han sido capaces en todo este tiempo de abrir un Centro de Salud (el del Rabaloche). La solución a este conflicto es muy sencilla. Es necesario que consignen en el presupuesto de 2019 lo que cuesta y nos lo creeremos.

En Orihuela hemos tramitado el proyecto de Rubalcava y tiene el presupuesto para su ejecución preparado. También estamos haciendo lo propio con el de los antiguos juzgados, y también tiene su presupuesto. Es así de claro y así de sencillo. Como decía, cuesta mucho creer que unos gestores que se muestran totalmente incapaces de poner en marcha el Centro de Salud del Rabaloche, anunciado para antes del verano y pagado con el dinero de los oriolanos, o el Centro de Emergencias de la Costa, vayan a ser capaces de hacer ninguna obra de ampliación. Y menos sin dinero. Cómo nos podemos fiar de una consellera que tiene en pie de guerra a una buena parte de los médicos de nuestra sanidad, precisamente porque quiere imponer recortes salariales en las intervenciones quirúrgicas extraordinarias posiblemente porque las cuentas de su área se le están yendo de las manos por su incompetencia.

La señora Barceló pone la jeta para la foto, y el dinero ya lo pondrá (si quiere) el que gobierne a partir de mayo del año que viene. La táctica del «palo y la zanahoria» que la utilicen con quien les quieran comprar sus «humos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook