16 de marzo de 2018
16.03.2018
Correo urgente

Santiago Segura y la asertividad

16.03.2018 | 04:15
Santiago Segura y la asertividad

Santiago Segura es un director de cine y actor que se da a conocer con la saga de películas que con gags ingeniosos y delirantes relatos, presentan al detective Torrente, como un atípico e inaudito personaje que a pesar de resultar descuidado, cutre y miserable, inspiraba complicidad hilarante y extraña simpatía, en guiones de humor grueso con bromas pesadas y grotescas, y chistosas escenas con mucho sarcasmo.

Y abandonando, al menos temporalmente, esa serie, dirige ahora Santiago Segura la película Sin rodeos, interpretada por Maribel Verdú, que presenta como una comedia coral en la que cualquiera puede identificarse con la protagonista, al preguntarse retóricamente el director, que ¿quién no ha vivido algún momento en el que se ha sentido superado?

Y es que efectivamente, muchas veces nos vemos pasivamente en situaciones, que nos pueden llegar a molestar mucho, y en las cuales quizá, deberíamos haber dicho aquello que pensábamos, pero no lo hicimos, lo cual puede llevarnos a perder la consideración por nosotros mismos, o al contrario hacernos estallar de ira, con unas consecuencias más lamentables, frente a lo cual hay una forma de respuesta y de respeto, que resulta eficaz entre la pasividad y la furia.

Y que es, efectivamente, la asertividad, que es una forma de comunicación, que te permite defender tus opiniones y expresar tus sentimientos, realizando sugerencias y proposiciones, de forma personal y propia, respetando a los demás, pero también tu personal criterio y tus particulares decisiones.

Y es la asertividad un comportamiento que se puede desarrollar, y que se sustenta sobre la autoestima y la confianza en uno mismo, permitiendo expresar los auténticos sentimientos, y defender los esenciales derechos, facultándote a dar tu opinión, expresar emociones y resolver problemas, para todo lo cual es importante reemplazar los pensamientos negativos, expresando claramente tus deseos y necesidades, centrándote en tus objetivos, y poniendo atención en los hechos como tú los sientes, y añadiendo razones o motivos a lo que pides.

Como sucede en la película Sin rodeos, en la cual Santiago Segura adapta el filme chileno Sin filtro de Nicolás López, tomando distancia del personaje de Torrente, y ofreciendo una reflexión entre crítica y cómica, de los tiempos actuales de redes sociales y dispositivos tecnológicos que parecen invadirlo todo.

Frente a lo cual, el humor y la asertividad parecen excelentes alternativas, de ese curandero hindú de la película, que visita la protagonista y que le receta un extraordinario brebaje, que le permitirá resolver una vida aparentemente perfecta, que, sin embargo, le genera ansiedad en todos los ámbitos, resultando la poción mágica más asombrosa de lo previsto, al convertir al personaje en una mujer capaz de decir todo lo que piensa y siente sin filtro alguno.

Es decir, sin tamiz, sin colador, sin pantalla, y sin cristal, ante lo cual se plantea, claro, una nueva visita al curandero que, por cierto, ¿seguro que era hindú? ¿O más bien de Alcobendas?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine