14 de marzo de 2018
14.03.2018
Aprendemos a vivir mejor

Cómo evitar los ictus y los infartos

14.03.2018 | 00:35
Cómo evitar los ictus y los infartos

Día europeo de la prevención del riesgo cardiovascular

Hoy es un día muy importante, pues no sé si sabe que las enfermedades de las arterias, que pueden acabar dañando a nuestro corazón porque desarrollan arteriosclerosis, son la primera causa de muerte por enfermedad en el mundo occidental. Concretamente en las mujeres porque dañan las arterias del cerebro produciendo muerte de las neuronas, lo que llamamos un ictus. En los hombres suelen hacerlo en las arterias que nutren el corazón, bien porque producen un espasmo de las mismas lo que ocasiona una angina de pecho, o la lesión es más intensa, dejar sin riego a una zona de la pared cardiaca, que se destruye o necrosa, lo que llamamos un infarto agudo de miocardio.

Hemos avanzado mucho en medicina y sabemos cuáles son las circunstancias o factores que acaban haciendo que nuestras arterias se llenen de grasa, lo que llamamos arteriosclerosis. De los vocablos griegos atheros que significa grasa, y de scleros, equivalente a duro o piedra. Se llaman así porque esos tubos, nuestras arterias, se llenan de colesterol y se hacen rígidos. Resultado es que la sangre que debe regar todos nuestros órganos tiene muchas dificultades para hacerlo esos tubos tienen sus luces medio tapadas y por otra parte sus paredes son rígidas.

El conocer qué favorecía que desarrollemos arteriosclerosis vino de la mano de un estudio llamado de los siete países. Se sabía que jóvenes norteamericanos muertos en la guerra de Corea cuando les hicieron la autopsia vieron que sus arterias estaban dañadas. Eso contrastaba con las arterias de jóvenes japoneses de la misma edad, pero muertos por accidente. Se valoró qué factores de la dieta podían influir en el hallazgo. Pronto se vio que Norteamérica, sea Estados Unidos o Canadá, se desayunaban con beicon, mantequilla, carnes grasas, no probaban el aceite de oliva y comían pocos pescados, verdura o frutas. Lo que favorecía la arteriosclerosis, y contrastaba con la dieta de los países del sur de Europa, Italia o Grecia, que hacían la llamada dieta mediterránea (España no entró en el estudio) y en ellos la arteriosclerosis era más rara. Se pudieron analizar más factores, lo que llegó a una forma de hacer medicina que podía llamarse anticipativa, pues si esas circunstancias se evitaban no había infartos o ictus. Se definieron como factores de riesgo vascular.

Y entre ellos estaban: el tabaquismo, el sedentarismo, tener alta la tensión arterial o el colesterol malo(LDL) o bajo el colesterol bueno (HDL). Luego hemos sabido más y es que aunque llamamos a la enfermedad arteriosclerosis, y el sufijo osis habla de degeneración, en realidad deberíamos llamarla arterioscleritis, porque en sí es una inflamación de la arteria. Y, lo que es más importante, puede ser reversible.

Se han conocido más factores de riesgo, la lipoproteína a, los sujetos de personalidad A, que son auto exigentes, que haya una gran diferencia entre el valor de la tensión sistólica y el de la diastólica, valorar cuál es la tensión en el brazo y el tobillo,o mediante técnicas de imagen conocer cuál es el tamaño de la capa interior o íntima de las arterias, y la media.

La enorme contradicción es que sabemos que tener esas papeletas favorece que nos toque y acabemos con un infarto o un ictus, y sin embargo en vez de seguir en nuestra dieta hemos caído en el fast food, y la bollería industrial. En vez de actividad física regular practicamos el sillón ball, vivimos estresados, no dejamos el tabaco, o nuestra diabetes está mal controlada, etc... Es increíble que podamos evitar la enfermedad y no nos afanemos en hacerlo.

Tiene que saber que la lesión puede dañar muchos tipos de arterias, si lo hace en las que nutren a los músculos de las piernas tendremos dolor al caminar, lo que seguramente nos obliga a parar para que ceda al dolor y luego seguir, esta arteriopatía distal puede llamarse de los que miran escaparates; si la lesión se localiza en las arterias del intestino pueden producir la necrosis del mismo, si lo hace en los pequeños vasos de la retina genera pérdida de visión, a veces aparecen lucecitas o áreas redondeadas en las que no se ve (escotomas). Sí en las arterias que riegan los riñones estos lo sufren, se hacen insuficientes y puede que produzcan más sustancias que aumente la tensión arterial. A veces una arteria grande como la aorta se daña y la sangre circula por el interior de su pared, originando lo que se llama un aneurisma. Si bruscamente se rompe, lo que es fácil pues la pared es anormal, el sujeto sangra bruscamente en su interior y su vida peligra.

Por favor, siga una dieta sana, la mediterránea, con aceite de oliva, muchas verduras y frutas. Consuma pescado, mantenga una actividad física regular. No es preciso que vaya al gimnasio, simplemente que camine al menos 20 minutos todos los días. El tabaco ni olerlo. No importa que tome café, puede que su pulso y tensión se eleven, pero sólo unos minutos tras su toma, tampoco le es perjudicial tomar una copa de vino al día, preferentemente tinto. Sí que importa que viva relajado, aléjese del estrés y la ansiedad. Restrinja la sal en sus alimentos, nuestro país es uno de los que más sal consume en la comida, muchos alimentos la llevan, salazones, caldos preparados, etc.. Y a veces se la añadimos a los alimentos de la mesa.

Por favor póngase en marcha. Es magnífico que sea el día de los factores de riesgo vascular, sería infinitamente mejor que fuera el día sin ictus o infartos?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine