22 de junio de 2017
22.06.2017

El Plurilingüismo de Marzà desquicia la ciudad de Calpe

22.06.2017 | 22:37
El Plurilingüismo de Marzà desquicia la ciudad de Calpe

¡Me estás tomando el pelo! De esta manera reaccionó mi amiga cuando le pedí que viniera conmigo a una manifestación en defensa del castellano en Calpe. Para que entendiera que no se trataba de una broma, no quedó más remedio que contarle cómo se había llegado a esta situación por lo que se considera un desvarío del Conseller Vicent Marzà.

"Imagínate una palabra con muchas lenguas, llamada Plurilingüismo, muy popular entre sus conocidos y a la que llaman "Pluri". Y un vocablo con muchas sílabas, de nombre Archisilábico, "Archi" para los amigos. Plurilingüismo y Archisilábico siempre van juntos, tan compenetrados como pueden estarlo dos almas gemelas. Pluri y Archi tienen 3 criaturas: Valenciano, Castellano e Ingles. Son felices conviviendo juntos. Hasta que llega Marzà y ordena que solo Valenciano, el mayor, podría estudiar en su idioma. Y también decreta que Castellano e Ingles deben únicamente estudiar en valenciano, con tan sólo un poquito de castellano, y, otro poquito de inglés, a ratos. Esta doble vara de medir desconcertó a Archi y puso de los nervios a Pluri".

Así comenzó todo. Archi y Pluri corrieron la voz por todo Calpe. Se les unieron en la lucha muchos de los que no quieren que sus hijos se vean discriminados por razones de lengua. Y, terminaron por convocar una manifestación que tuvo lugar el viernes 16 de junio: "€la verdad es que esta tarde queríamos estar trabajando, estudiando o en la playa, relajados y convencidos de que las instituciones están haciendo su trabajo que es defender y proteger los derechos de nuestros hijos. Pero no lo hacen, y por eso estamos aquí."

La representante de la Plataforma Igualdad Lingüística Calpe leyó el manifiesto con la voz clara de la mejor locutora de radio: "El paso adelante que se dio al implantar la línea en valenciano, se está dando ahora hacia atrás al intentar eliminar la línea en castellano".

La persona que habla por el altavoz es morena, tan esbelta como una deportista y se le nota emocionada por el éxito de la convocatoria: "€ muchos colegios han eludido su responsabilidad de mantener a los padres informados, sometiéndoles a un ninguneo vergonzoso en decisiones, como la de establecer la lengua del colegio para sus hijos".

Los padres allí presentes asienten. Son conscientes de los daños que el decreto de Plurilingüismo de Marzà causará si se aplica. Los niños no podrán estudiar en su lengua materna en su país de origen, España. En la etapa de infantil, no podrán aprender a leer y escribir en castellano. En los siguientes cursos, las asignaturas serán en valenciano y sus padres no podrán ayudarles en casa. Además de un daño irreparable, la norma impone un modelo que es innecesario. Aprender el valenciano, lengua oficial también en la Comunidad valenciana, se logra en cuatro años en la EOI, Escuela Oficial de Idiomas, dedicándole unas pocas horas a la semana ¿Porqué entonces empeñarse en una inmersión temprana del valenciano para los niños cuya lengua es el castellano? Posiblemente, advierten los padres, porque lo que se persigue es el adoctrinamiento catalanista.

Hay aún otro daño irreparable todavía más insidioso. El Conseller Marzà quiere que los alumnos que insistan en estudiar en castellano sean etiquetados de "básicos", mientras que, a los que opten por el valenciano, se les denomine "avanzados". Marzà ha creado fronteras nuevas donde no las había que dividen a los valencianos en ciudadanos de primera y de segunda. Las fronteras casi nunca son buenas. Pero, trazar una separación donde no existía es todavía peor. Quienes quieren levantar fronteras como Marzà, en una suerte de xenofobia extrema, no es que no quieran a los extranjeros como conciudadanos, es que quieren a los españoles como extranjeros. Solo a un tonto de capirote se le ocurriría tal despropósito.

La plataforma Igualdad Lingüística Calpe es la primera convocatoria que hace. Habrá más. A esta primera manifestación en Calpe han acudido cerca de 300 personas, justo las que se necesitan para lograr un concejal si se presentaran a las elecciones. Una vez allí, sus demandas llegaran a ser oídas hasta en el último rincón del palacio de la Generalitat: "Basta de chantajes, Basta de Politizar la Educación, Basta de manipulación e intolerancia. Basta de Mentiras". Habrá más movilizaciones. Escúchenles. Muy pronto, los votantes de Pluri y Archi pueden estar en el Ayuntamiento.

Pilar Jauregui es Coordinadora del Partido CINC en la Comunidad Valenciana

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook