22 de marzo de 2015
22.03.2015
Vivir: ¿Una maravillosa odisea?

Está de moda: ¿necesita un coach? ¿qué es el coaching?

21.03.2015 | 01:58
Está de moda: ¿necesita un coach? ¿qué es el coaching?

Están de moda las palabras de otros idiomas, principalmente del inglés. Muchas se han incorporado a nuestras rutinas: Ahora todo el mundo dice fútbol, stop en vez de alto o habla de Twitter o WhatsApp.

¿Qué es el coaching? Me ocupo hoy de «coach»-«coaching», que tiene interés conocer. Ya sabe que hasta el presidente de la Generalitat tiene un «coach». La palabra deriva de los coches ingleses, pero su significado es distinto: sería un sistema de ayuda, que se centra en el individuo, la persona, de modo que éste sea capaz de lograr por sí mismo sus metas y obtenga otros resultados, en general mejores, basados en iniciar cambios favorables en muchas facetas de su vida.

La importancia de conocerse mejor. En otro artículo les comentaba lo importante que eso resulta para crecer, ser feliz, reiniciarse. Conocerse favorece el crecimiento personal y la plenitud, la realización de nuestro proyecto vital porque da una visión más real a nuestra vida, inmuniza frente a las críticas y permite convivir mejor con el éxito o el fracaso. También les decía que los caminos que tenemos para conocernos mejor son: mirarnos al espejo, la introspección critica o meditar a diario. Otro es preguntar a quienes nos rodean, a nuestros iguales o a quienes mandamos, sabiendo que, habitualmente, si lo que me dice me gusta lo acepto, si me cuestiona le critico a él. Y finalmente las ayudas externas neutras, psicólogos, que nos pongan el espejo y nos den ayudas para hacerlo, o el coaching.

¿Necesitamos ayuda? Para casi todo. Tenemos que olvidar la idea de que podemos hacerlo todo solos, que no necesitamos a nadie para progresar, y pensar que aunque creamos que podamos progresar solos, con un entrenador ganaremos en rapidez y eficacia. El «coaching» nos ayuda a crecer porque utilizamos a alguien experto, el «coach», una especie de entrenador. ¿Qué deportista que quiera progresar no tiene su propio entrenador?¿No es más importante toda la vida que sólo el deporte? El coach es el entrenador personal, el «coachee»: el pupilo, al que se entrena y el «coaching» la relación entre ambos, con metas y contenidos definidos. Está teniendo una gran importancia en el mundo empresarial. Muchas empresas han descubierto que es muy rentable que sus grandes directivos tengan un «entrenador» que saque de ellos lo mejor. Los resultados globales son mejores. Mucho de lo que se conoce del tema viene de este mundo, pero hay «coaching» para todo, incluida la realización personal, no solo la profesional.

Ventajas del coaching. He dicho que el «coaching» se basa en el autodescubrimiento (lo favorece), en la responsabilidad del que se entrena y en la elección por él de sus propias soluciones. Con él «coaching» descubrimos lo que nos falta, y eso es importante, porque nosotros somos los únicos que podemos buscarlo y cambiar.

¿Cómo se realiza? En general utiliza la dinámica de la comunicación; usa entrevistas para profundizar en la comunicación interpersonal, se dirige el desarrollo de la persona a través de preguntas, fuerza a trasformar las situaciones a través de las respuestas del otro. Preguntas como ¿es este el mejor camino?¿Qué debemos hacer para mejorar? Aborda todo: los estilos de comportamiento, la capacidad de liderazgo y la toma de decisiones del que se entrena. Las conversaciones entre tutor («coach») y pupilo o entrenado («coachee»), suponen una interacción (intercambio dinámico) para conseguir metas. El diálogo es privado y está basado en la confianza y la confidencialidad. Se centra en el desarrollo de nuevas estrategias de la forma de ser y de actuar, reforzando la identidad y los valores, transformando los sueños y objetivos en realidades. El «coach» ayuda a encontrar las pautas, el camino para llegar al destino, definir cuál es, eliminando obstáculos y sacando el mejor partido a las capacidades del pupilo. Se basa en la situación presente y ayuda a construir el futuro.

¿Qué pretende? Orientar, dirigir, instruir o entrenar a una persona o grupo de ellas con el fin de desarrollar habilidades específicas o conseguir alguna meta. El «coaching» hace emerger las cualidades ocultas del individuo y maximiza así su potencial. Pretende mejorar los rendimientos y proyectar al pupilo hacia el éxito (a que consiga mejores resultados). El «coaching» es un arma que facilita a los que la asumen responsabilizarse de sus propios resultados y su destino.

Características o rasgos del coach o entrenador. El «coach» debe ser un experto en hacer preguntas, habla poco; es diferente del mentor o el tutor (que es más verificador), o el psicólogo que profundiza en las causas. En esos casos, ambos son los protagonistas del cambio, aquí sólo lo es el receptor, el «coachee» o pupilo. Aunque «coach» se traduce como entrenador, lo cierto es que no se basa en repetir, sino en encontrar y desarrollar capacidades, metas, etc. El «coach», es una especie de consultor–mento– amigo que permanece siempre disponible, ayuda a fijar objetivos, pregunta, reta, estimula a que el otro encuentre soluciones, ayuda a modificar comportamientos y aptitudes, competencias y conductas, orienta y capacita para obtener lo mejor de sí mismo, con la finalidad de ser mejor profesional y llevar a cabo una vida más satisfactoria. Favorece que encuentres salidas, y las tomes. Un «coach» es una persona que se convierte en puente entre lo que eres o tienes hoy y lo que te gustaría ser o tener. Debe apoyarte en ese camino, ya que su filosofía no importa lo que hayas hecho, sino lo que podrías llegar a hacer. Es un facilitador de la adaptabilidad. Favorece que sus «coachees» evolucionen, pero no es el que hace que las cosas cambien u ocurran, es el que permite que estos cambios se realicen: son cambios del comportamiento tanto en la vida profesional como privada, aumenta los rendimientos, desarrolla los potenciales, ayuda a gestionar mejor el tiempo y seleccionar tus prioridades, a saber delegar. Facilita la motivación, refuerza la autoestima, mejora las relaciones en un equipo o entre managers y colaboradores, facilita encontrar un equilibrio entre la vida profesional y personal-familiar.

Vendido así, es muy difícil pensar que no necesitemos todos un «coach». Les soy sincero, no he tenido ninguno, pero conozco a alguno, le valoro y estimo muy válida su actividad. Eso sí, algo del tema he leído.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook