19 de septiembre de 2014
19.09.2014

Canta y no llores...

18.09.2014 | 23:08
Canta y no llores...

En Torrevieja, con sólo mirar, oír y a veces preguntar se puede divertir el personal. Por ejemplo, este verano se han puesto de moda las aguas de sus playas a juzgar por cómo el personal no sólo las utiliza para bañarse. Se la llevan hasta sus domicilios en garrafas de cinco litros. En principio pensé que su destino era hervir el marisco. Tras hacer cuatro o cinco «preguntaos» me sacaron de mi error. Resulta que se emplea para consumo humano. Toda la vida junto al mar y yo tan tranquilico y sin enterarme.

Quienes beben de este agua resaltan cualidades terapéuticas de todo tipo según las enfermedades que padezcan. Unos, la mezclan con más cantidad de agua dulce; otros, con menos, pero la mayoría coincide a la hora de afirmar que también cocinan con ella. Bien pensado puede tener su explicación, pues si nos tragamos las mentiras de los políticos con mando –la mayoría de las veces nauseabundas– nos tragamos cualquier cosa. Hace mucho tiempo se utilizaba el agua de carabaña como purgante.

Otro acaecimiento ocurrido durante este interminable estío tuvo por protagonista a un carota. Se dedicaba este personajillo a dejarse caer por restaurantes de la periferia local presentándose como ejecutivo de alguna conocida empresa. Mientras consumía un aperitivo se interesaba sobre el precio de los menús ofrecidos por la casa. Se mostraba satisfecho con lo ofertado y reservaba mesa para veinte o veinticinco comensales, cifra a confirmar. No pagaba la consumición alegando que ya la abonaría cuando confirmara el número de personas a comer. Total, ya no se le volvía a ver el pelo. ¿Hasta dónde pueden llegar algunos para tomarse un par de cañas gratis?
Dentro de unos día terminará el verano oficial, se irá y con él desaparecerá de la costa torrevejense la flotilla de la OTAN que se ha sumado al ejercicio organizado y comandado por la Armada Española donde fuerzas navales de hasta ocho países coordinadas han estado ensayando cómo detectar, protegerse y neutralizar campos de minas que puedan generar gobiernos dictatoriales de otras naciones o grupos terroristas, como islámicos.

La gris y hosca silueta de estos barcos de guerra, en contraste con las tronantes velas blancas de los veleros, despertó la curiosidad de los bañistas por estos lares. En las lindantes playas de Orihuela se produjo un masivo desalojo en la tarde del martes último al detectarse en sus orillas una densa y blanquinosa espuma, atribuida por al Ayuntamiento oriolano a los citados ejercicios navales. Como es de intuir prefiero las pateras en la costa a los barcos con cañones.

Se va a homenajear al torrevejense «Ramón el Peluquero», Ramón Céspedes. Este buen profesional –introdujo el corte de pelo a navaja en la ciudad– va por la vida con la sonrisa en la boca. Su saludo habitual es contarte al menos un par de chistes. Le encanta cantar y sobre todo hacer disfrutar a quienes le oyen. «Maestro» sigue entonado habaneras al son de la guitarras, que no falten las jaranas las palmas y la alegría... Y mañana, Dios dirá.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine