30 de enero de 2013
30.01.2013

En el aula del mundo

30.01.2013 | 06:00

El proyector dibuja en la pantalla un vídeo con las más portentosas imágenes que los satélites espaciales han enviado a la Tierra.
- He aquí nuestro universo. Existen otros: millones de años luz y de vidas que no conoceremos porque nuestra existencia es limitada frente a esa infinitud. Estrellas y galaxias a las que solo podemos llegar mediante el telescopio. Maravillosos mundos de edades astronómicas, ajenos a nosotros y a nuestra conciencia. ¿Cuántos os habéis asomado a la noche estrellada para oír sus misterios, saborear sus colores, sentir que hay algo más que nos llama aunque hayamos aprendido a existir como si no existiera esa llamada?
El vídeo que simula ser un planetarium es breve, pero singular y goloso para los estudiantes:
- ¡Veámoslo otra vez! ¡Me entran ganas de volar!
- ¿Y para cuándo eso de la teletransportación?
- Mi abuelo, que fue marino, dice que cada atardecer sin ver el mar y cada noche sin contemplar las estrellas equivale a un día muerto. También dice que El Gran Asfalto y la Emperatriz Televisión nos han robado el olor de los bosques y la luz de la vida. 
- ¡Pues yo no creo que pudiera pasar una noche sin ver la tele!
- Hace cien años nadie la veía...!
- ¡ÉY todos se aburrían!
El profesor interviene:
- Os preguntaréis por qué hablamos de algo tan lejano, habiendo tanto desastre a nuestro alrededor...
- Sí: es verdad que hay que cuidar la Naturaleza, el medio ambiente,  prevenir el futuro... ¿Pero qué pasa con la naturaleza humana y con el presente? A mi padre se le está pudriendo el hígado y no lo atienden en los hospitales.
- ¿De verdad no puede encarcelarse a los que roban desde el poder?
- É Me alegra oíros -afirma el profesor- É Que toméis conciencia de cuanto ocurre ya es una buena prevención. Recordadlo cuando vayáis a votar. Vuestro voto es el mejor veredicto. Pero no olvidéis que no es posible detener el tiempo y que vosotros sois la única semilla de otros tiempos mejores. Tenéis que cultivaros bien. Sois los sujetos de la Historia. Por eso tenemos que continuar.
Y el profesor devuelve a cada alumno su ejercicio, en el que les pedía que divagasen sobre el mundo tras haber leído unas páginas de Montaigne y Asimov:
- Como veis en las anotaciones, hay que  evitar los errores expresivos. Ángela: de poco te servirá enguapecerte cuando vayas a una entrevista de trabajo si en cuanto empieces a hablar te afea tu "discurso". Para expresarnos bien hay que pensar bien. Y pensamos con palabras: por eso hay que conocerlas y ordenarlas antes de hablar. Cada palabra es un rostro del mundo, una ventana por la que mirarlo y por la que nos miran: y no es  más agradable un rostro gesticulante (una frase mal pronunciada o escrita) que una cara o una ventana limpias. Pedro y Maite: no existen "extraterrestra" ni "alinígeno"; ni muy cachas ni en cachitos. Y si son telépatas leerán vuestro pensamiento, un tanto confuso, y preferirán ligar con quienes mejor se entiendan. Porque el lenguaje cósmico más permanentemente erótico es la inteligencia y la cultura no pedante.
- Pero profe: ¿es que en otros mundos no se divierten?
- Seguro que sí. Y seguro que descubrieron antes que nosotros la máxima medieval "deleitar aprovechando": que aprender, conocer, comprender, imaginar, ordenar los conceptos, abrazar con la mente cuanto existe... nos capacita para sentir a los demás como parte de nosotros mismos... y que adueñarse de la naturaleza al comprenderla es la mayor diversión, el mayor gozo, el "orgasmo" más pleno: y del que engendraréis no solo placer, sino un mundo nuevo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook