19 de septiembre de 2012
19.09.2012

La mujer psicópata

19.09.2012 | 07:00

La psicopatía es un trastorno antisocial que se observa mayormente en hombres. Sin embargo, en algunos casos, aparece en mujeres. Pese a que se han realizado pocos análisis con mujeres psicópatas, la mayoría coinciden en que estos pacientes presentan un egocentrismo patológico, un encanto externo y notable inteligencia, ingratitud hacia cualquier consideración especial de bondad o de confianza, problemas para ponerse en lugar de otro, incapacidad para establecer lazos de muchos años con otros, vida sexual impersonal, trivial y poco integrada, incapacidad para seguir cualquier plan de vida, falta de capacidad para aprender de la experiencia vivida, conducta violenta de forma duradera y persistente, perfil manipulador y falta de remordimientos. Si prestamos atención al pasado de estas mujeres, encontramos que, según los estudios, el 60% de ellas han perdido a uno de los padres, de niñas fueron privadas de amor maternal por estar los padres ausentes o alejados, un régimen incorrecto de disciplina; por ejemplo, un padre implacable y la madre débil, que de cara a los demás se presentan como una "familia feliz".
En apariencia, el psicópata, en este caso tanto si es hombre como mujer, intenta aparentar lo que no es; por ello es habitual que su apariencia sea normal y hasta afable. Nunca da muestras de ansiedad o sentimiento de culpa. Es incapaz de prever el impacto de su conducta sobre los demás. Además es incapaz de planificar de cara al futuro. Pueden fingir preocupación por los estratos sociales bajos y manifiestan que están del lado de los más débiles. Y también pueden ser muy cariñosos con los animales (contrariamente a la opinión general), pero los siguen viendo como objetos en relación con ellos mismos. A la hora de elegir pareja, el psicópata busca personas amables, cariñosas. Sabe a quién elegir. Elige a personas con necesidad de apego y de dependencia, lo cual complementa el deseo del psicópata de separación y autonomía. Es frecuente que lean manuales sobre psiquiatría y acudan a terapia. De este modo aprenden estrategias para justificarse, para "echarle la culpa a otro". Ellos no asumen los errores; los proyectan en los demás. Por todo lo dicho que la manera de tratar con un psicópata es proporcionarle la posibilidad de realizar una terapia, de que mejore y aprender a experimentar sentimientos. Pero a nivel personal todo estudio coincide en que la cuestión clave es dar con el modo de alejarse de él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine