19 de noviembre de 2011
19.11.2011

Sin demasiado corazón

20.09.2011 | 07:00

En la provincia de Alicante es mejor usar la cabeza que el corazón, por razones prácticas, para que no se desgaste. Quien decida someterlo a estrés en estos tiempos turbulentos debe ser plenamente consciente y responsable del deterioro que pueda sufrir, así como encomendarse a los hados para que si le sobreviene un infarto, éste se produzca en horario burocrático, de 8 a 15 horas. A partir de las tres de la tarde nadie en la provincia debería permitirse el lujo de sufrir un problema de esta naturaleza, ya que corre el riesgo de no recibir la atención adecuada. Sólo los habitantes de Alicante, adscritos al Hospital General, tienen un servicio para practicarles un cateterismo las 24 horas, los siete días de la semana. El resto, ajo y agua. Lo denuncia la Sociedad Española de Cardiología, donde están los mejores profesionales, con lo que imagino cómo tiene que ser la cosa para que hagan pública una anomalía semejante en un asunto en el que una respuesta rápida es esencial para salvar vidas, que es de lo que, según el juramento hipocrático, trata la medicina. Dejo a un lado el corazón, para que esté tranquilo y no le dé algo, y me pregunto el porqué pagamos a una serie de gente para que gestionen la sanidad pública si a diario demuestran su incapacidad, de cabeza y de corazón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine