15 de noviembre de 2011
15.11.2011

Maestros

15.09.2011 | 07:00

Un disgusto familiar supuso que desde la más tierna adolescencia mi vocación anduviera más encaminada a la comunicación que a la formación y que, por mucho empeño que pusieran mis padres para que cambiara de opinión, les hiciera caso omiso y acabara estudiando Periodismo en vez de Magisterio, que era lo que ellos, para su tranquilidad y mi bienestar, hubieran preferido. Que de maestra nunca te va a faltar trabajo, que eso te garantiza un sueldo para toda la vida, que fíjate en la consideración y el respeto que se les tiene, que repara en la importancia de enseñar a otras personas y en la satisfacción personal y el reconocimiento social que conlleva... insistían una y otra vez mientras yo fantaseaba, para su desesperación, con informar desde la trinchera de una lejana guerra, algo que, a todas luces, se me antojaba mucho más excitante aunque cosechara menos parabienes. Ahora, treinta años después, es mi sobrina la que se ha empeñado en ser maestra. Y el otro día fueron mis padres, preocupados esta vez por la elección de su nieta, quienes me preguntaron si no estaría mejor en la trinchera esa de la que yo hablaba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine