27 de octubre de 2011
27.10.2011
Información

Es preciso seguir reivindicando a Miguel Hernández

27.10.2011 | 07:00
Es preciso seguir reivindicando a Miguel Hernández

Los últimos acontecimientos en torno a la figura y a la herencia de Miguel Hernández han puesto de relieve que, a pesar de los éxitos de la conmemoración de su centenario, se hace imprescindible reseñar las carencias que todavía permanecen, de cara a una merecidísima y justa valoración de su legado literario y humano.
De entrada, es obligado destacar la repercusión popular que, de modo espectacular e incontestable, han tenido todos los eventos que han evocado su personalidad y su obra. El pueblo ha protagonizado un movimiento reivindicativo y memorialista en la estela que Miguel Hernández dejó para siempre, sin embargo, aún quedan aspectos que han de ser subsanados y completados, y no es demasiado aventurado afirmar que los obstáculos para que aún permanezcan sin resolver proceden de personas o estamentos que no coinciden precisamente con las ideas por las que Miguel Hernández, vivió escribió y murió de odio y de fascismo.
De un lado, y no es asunto baladí, lamentablemente, permanece plenamente vigente tras una prácticamente unánime petición de anulación de la pena de muerte a la que tan injustamente fue condenado por un tribunal del ejercito sublevado, que era sin duda un instrumento de venganza y no de justicia, tal como ha sido reconocido en la ley de memoria histórica, que a pesar de esta constatación no dispone la nulidad de estas sentencias. A este propósito, la nieta del poeta ha interpuesto recuso de amparo ante el tribunal constitucional, solicitando que la sentencia del tribunal supremo que no permitió que fuese revisada la condena de Miguel sea dejada sin efecto y, en consecuencia, se proceda a la revisión de la pena de muerte a la que fue condenado el poeta el día 18 de enero de 1940. La memoria de Miguel Hernández no será debidamente reparada hasta que la ignominiosa sentencia no sea anulada de modo inequívoco y concluyente.
Por otra parte, el unilateral incumplimiento del Ayuntamiento de Elche del convenio suscrito con los herederos del poeta no deja de ser un despropósito que refleja el carácter sectario y revanchista de la alcaldesa y del grupo político municipal que la sustenta, que desprecia e ignora cualquier manifestación cultural que no sea coincidente con sus ideas.
Los aspectos económicos que como justificación pública esgrime el grupo municipal del partido popular, no son sino coartadas, falacias y excusas de mal pagador, en este sentido denunciamos la evidente y palmaria falsedad de las manifestaciones que elevaban a tres millones de euros la cantidad que recibiría la familia de poeta en concepto de derechos de autor, ya que la cifra es mucho menor y el ayuntamiento de Elche podría obtener unos ingresos económicos que compensarían un desembolso totalmente justificado.
Lo que es inadmisible es que, sin ningún gesto dirigido a los legítimos herederos de los derechos de propiedad del legado hernandiano, se proceda a la ruptura y al incumplimiento del convenio, ignorando los legítimos derechos de sus herederos y los igualmente legítimos derechos de todos los investigadores y estudiosos de la obra hernán diana, que , tal como ha sido exigido por el Consejo Valenciano de Cultura, han de poder consultar el legado que, en el convenio incumplido por la Corporación Municipal ilicitana, este Ayuntamiento se comprometió a custodiar, y mantener.
Del mismo modo que asumió, en relación con los herederos del poeta, llevar a cabo determinado pagos en concepto de derechos de imagen y de autor.
En definitiva, el estricto cumplimiento de lo acordado es la imprescindible e inmediata reivindicación que la cultura, la memoria y los herederos de Miguel Hernández merecen, reclaman y exigen, y que, tras las celebraciones del centenario, ha de ser asumida por aquellos que están despreciando e ignorando la memoria del poeta.

* Luis Pesquera Montalvo y Manuel Parra Pozuelo en nombre de la COMISIÓN CÍVICA PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE ALICANTE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook