19 de junio de 2010
19.06.2010

Bodas de oro

19.06.2010 | 07:00

Con el programa de mano de 1960 de las fiestas de San Juan, podemos conocer cómo en la procesión del 24 de junio "será trasladada al nuevo templo la imagen de nuestro patrón San Juan con asistencia de la Excma. Corporación Municipal bajo Mazas, y a continuación, misa solemne de inaguración del nuevo templo". El alcalde, por aquel entonces, era José Ferrández. Hay que recordar que, en los meses anteriores a la Guerra Civil, el 20 de febrero de 1936, el templo de San Juan, que se levantó sobre la antigua mezquita, fue quemado y destruido en su totalidad, por lo que se destinó para el culto del barrio la antigua fábrica de la Viuda de Maciá, en la calle Rey Amadeo (hoy, Fossar. En ella, fuimos bautizados todos los nacidos después de la contienda y, allí, aprendimos el catecismo los de mi generación, para después recibir la primera comunión.

Padres Paules. Se hicieron cargo de la iglesia los padres Paules, que residían en la calle Abadía, donde había un gran jardín que recuerdo con cariño, pues muchas veces jugábamos allí. En esta casa parroquial, al llegar la Navidad, se montaba el Belén con figuras en movimiento. Las escuelas parroquiales, cuyos maestros eran Juan Baño e Isabel Lloret (chicos separados de las chicas), estaban situadas en la calle San Juan, donde actualmente están los cines Odeón, y después se trasladaron a los locales que el nuevo templo tenía subiendo al campanario. Los sábados por la tarde, todos los niños de la parroquia íbamos a la iglesia, donde nos explicaban el catecisto y el Evangelio, y ensayábamos los cantos religiosos.

El Raval. Las fiestas de nuestro barrio siempre han sido de relevancia para la ciudad. La congregación de las Hijas de María estaba formada por las jóvenes ilicitanas y el día 8 de diciembre, como leo en las hojas semanales de 1947 de mis padres que guardo encuadernadas, salía la procesión a las 16.30 horas por El Raval. También se sacaba en procesión a la Virgen del Carmen con su congregación de Terciarias; pero, sin duda, las fiestas más sonadas eran para el santo titular, San Juan Bautista. Se engalanaban las calles con banderitas pegadas con engrudo de agua y harina, o banderitas con el papel de chocolate de la Meredeu, o con recortes de periódicos que hablaban de nuestro Elche CF. En las puertas de las casas, palmas verdes y alhábegas grandísimas; y en la plaza del Raval, cucañas, carreras de cintas que las señoritas lucían con aquellos preciosos bordados y donaban a lo ganadores, o aquellas carreras de burros, mejor dicho de "plateros", como dice el programa; y por la noche, berbena, teatro ("Tio jo vullc ser gos" o "Nelo bacora"), y por si fuera poco: vaca. Por los años 50, empezaron las obras del templo de San Juan y hasta los 60 no se terminó, aunque esto es un decir ya que en su interior quedó mucho por hacer y se pidió a mucha gente ayuda económica para conseguir terminarlo.

Imagen. Con Antonio Vicedo como párroco, pues los Padres Paules ya no estaban en Elche, se trasladó la imagen y se dijo la primera misa el 24 de junio de 1960. Algún tiempo después, el obispo Pablo Barrachina bendijo el nuevo templo. Al celebrar ahora los 50 años de la reconstrucción del templo parroquial, queremos agradecer la ayuda a tantas personas que contribuyeron en su terminación y, junto a nuestro párroco Ricardo Vicedo, nos disponemos a preparar las celebraciones dedicadas al patrón San Juan Bautista y nos felicitamos en estas Bodas de Oro, de las que hacemos partícipes a toda la ciudad de Elche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook