10 de junio de 2010
10.06.2010
40 Años

Pura entelequia

10.06.2010 | 07:00

Lo de la reforma de la biblioteca provincial del Paseíto de Ramiro me recuerda a la jubilación de Concha Velasco. Sí. Ambas cuestiones son pura entelequia. La biblioteca provincial, situada en un enclave inmejorable, con vistas, y qué vistas, a la playa del Postiguet, permanece anclada en su pasado setentero. Y mientras otras capitales de provincia y ciudades de tamaño medio fueron abriendo sucursales dentro o fuera de las casas de Cultura, adaptando sus necesidades al día a día, en la de Alicante se detuvo el tiempo.
Ya advirtió Calderón aquello de que casa con dos puertas mala es de guardar. Y no hay que olvidar que la biblioteca provincial depende de Valencia y del gobierno autonómico aunque esté tan cerca, a un tiro de piedra, del consistorio alicantino. Y ya se sabe, el uno por el otro la casa sin barrer. La casa huele a naftalina. La casa es rancia como ella sola. La casa no está a la altura de las circunstancias. La casa no abre los sábados. La casa cierra a mediodía en cuanto huele a calor y a vacaciones varias. La casa tiene unos aseos y lo que no son los aseos de cuando Franco.
Así, por mucho que doña Concha Velasco anuncie una y otra vez que se nos jubila, puedo asegurar que llegará el día en que veremos descendiendo las escaleras del número musical más brillante de Sunset Boulevard, y ese día la biblioteca del Paseíto Ramiro continuará en proyecto. Como quien no se consuela es porque no quiere, mientras tanto, siempre nos quedarán las excelsas bibliotecas de nuestras universidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook