08 de febrero de 2010
08.02.2010

A 200 pulsaciones

08.02.2010 | 06:00
Urtasun, ayer

Comienza la cuenta atrás en la liga ACB, en la que las victorias y las derrotas tienen la importancia que supone ver cómo se acerca el final y se asoma, para nada menos que ocho equipos, el pozo de la LEB. Una zona en la que Alicante y Fuenlabrada han vivido y de la que han salido varias veces para no querer volver más. Todo esto se reflejó en el partido, en un choque con dos escuadras jugándose abrir brecha con Bilbao y Murcia, a sabiendas de que los vascos van a despertar y buena prueba de ello es que ayer vencieron de 17 a Manresa.
Había dos partidos que jugar: el primero el de ganarlo y el segundo el de hacerlo, si era posible por más de ocho. Pero tal y como se desarrolló el encuentro nos supo a gloria la victoria. A cielo celestial cuando vimos que nos quedábamos sin un espectacular Pape Sow a cinco minutos del final y el Fuenlabrada con toda su artillería en la pista y Batista (18 puntos) y Fitch (20) haciendo daño en nuestra zona y perímetro. Pero allí estaban esta vez Vule Avdalovic, Stojic, Martynas, Katelynas y Urtasun para cerrar un partido que empezó de forma brillante en el primer cuarto, pero que se nos puso muy cuesta arriba al final.
Meridiano demostró que tiene jugadores que ya se han batido el cobre en muchas batallas de ACB. Y esta arma es vital en momentos como los cinco últimos minutos que vivimos en el Centro de Tecnificación, en el que a falta de 16 segundos todavía dio tiempo a que metiéramos nosotros cuatro puntos y ellos dos más. Así es el baloncesto, un deporte en el que en unos segundos te da tiempo a todo, pero un deporte que te pone el corazón al máximo de revoluciones y a prueba tu capacidad de resistencia y de aguantar emociones fuertes. Solo hacía falta ver la cara de rabia de un coloso como Katelynas, al recuperar el balón, cuando Fitch lo perdió cuando iba a sacar al triple para que ellos llevaran el partido a la prórroga.
El partido nos ofreció cosas importantes: que el fichaje de Sow ha sido excelente y nos va a dar esa fuerza en la zona que no teníamos con Austin, que los jugadores clave de Meridiano como Stojic, Martynas, Katelynas y Urtasun siguen demostrando su solvencia, que Llompart y Avdalovic se van turnando en su papel director cada partido y que los corazones de los alicantinos están preparados para la fase final que nos espera, porque Bilbao puede que no sea el que acompañe al Murcia a la LEB, y eso quiere decir que hay que ganar fuera ya, y que, aunque es difícil hablar de donde estará el corte del descenso, nos aventuramos a apostar por las 13 victorias para sellar la permanencia, con lo que de 13 partidos hay que ganar cinco al menos. Eso nos obliga a ganar en Murcia y en Santiago o San Sebastian para evitar que el basket average lo tengamos en contra. Más caro que nunca esta vez va a serÉ

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook