04 de marzo de 2019
04.03.2019

'Van Gogh, a las puertas de la eternidad': Un testimonio revelador

Una película basada en la vida del pintor postimpresionista holandés Vicent Van Gogh

04.03.2019 | 11:22
Fotograma del trailer ´Van Gogh: a las puertas de la eternidad´

Se apoya en ocasiones en una serie de especulaciones que no pretende hacer pasar por auténticas y tampoco es un modelo de cine riguroso, pero a pesar de ello este acercamiento a la figura del pintor postimpresionista holandés Vincent Van Gogh, que permite a Willem Dafoe una gran interpretación nominada al Óscar, aporta datos de enormes interés y elocuentes sobre su atormentada personalidad, que llegan a ser apasionantes para el público.

Tanto es así que en muchos foros se ha coincidido en resaltar que su realismo y su vitalidad superan, sin ir más lejos, los planteamientos de la biografía más famosa y destacada del artista, sobre todo en el plano cinematográfico, El loco del pelo rojo, dirigida por Vincent Minnelli en 1956 a partir de la novela de Irving Stone. Las claves de que la cinta funcione tan bien y llegue a impresionar están, sin duda, en el impecable trabajo de guión que se ha hecho y más concretamente los textos elaborados por el veterano escritor Jean-Claude Carriere, asiduo colaborador de Buñuel, que ha suministrado información relevante sobre el personaje que dan pie a debates o entrevistas repletas de contenido.

Y aunque el periodo que abarca el relato es limitado, ciñéndose a su estancia en Arles, una población del sur de Francia en la que residió desde 1886 hasta su misteriosa muerte en 1890, no impide que salgan a la luz algunos de los aspectos más importantes de su existencia, incluidos su delicada salud mental, su encierro en un hospital psiquiátrico, su notable religiosidad -fruto de un padre pastor muy estricto-, y su profunda decepción por el escaso valor que se dio a su obra, despreciada por público y crítica.

La otra columna firme es la dirección de Julian Schnabel, autor de cuatro largometrajes de los que destacan la ópera prima Basquiat y la impactante La escafandra y la mariposa, que ha demostrado virtudes con proyección de futuro. De esta forma, basándose en cartas, biografías y hasta en leyendas, Schnabel ha sabido dar vida propia a Van Gogh y desnudarlo en su dimensión humana y artística.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook