10 de diciembre de 2016
10.12.2016
Televisión

El hundimiento de 'Gran Hermano'

El festivo del jueves da la estocada final a una edición que no levanta cabeza y pide a gritos su final

13.12.2016 | 00:44
Jorge Javier Vázquez atraviesa una mala racha...

Si a una semana con dos festivos y tradicionalmente complicada en audiencia le sumas una recta final de 'Gran Hermano' sin ningún interés, el resultado es el del pasado jueves: la debacle. El 'reality' más longevo en nuestro país sólo conseguía congregar frente al televisor a 1.871.000 espectadores (un 16,5% de share). Los dos datos son preocupantes. El número de espectadores es el más bajo que se ha registrado en las 17 ediciones realizadas, y el porcentaje de cuota de pantalla llevaba más de dos años sin dar un dato tan discreto.

¿Las razones? Muchas. El bajón se ha ido acentuando en las últimas semanas, pero el programa no ha dejado de recibir críticas desde su inicio. Las quejas sobre Jorge Javier y su manera de 'salvamizar' las galas, la mecánica del programa este año con el club (tan extraña y cambiante que tuvieron que hacer intervenir a la audiencia a través de la app); el abandono de Bárbara, que polarizaba la casa y protagonizaba la mayoría de los vídeos, y finalmente la expulsión de Adara, que llevó el cartel de favorita hasta que Jorge Javier pronunció su nombre en la sala de expulsión, resumen bastante bien el declive de este año. El jueves, la audiencia expulsó a Alain (en ocasiones confundido con el mobiliario) porque no quedaba otro remedio y alguien se tenía que ir. Sería mejor que terminase ya y entregasen el maletín por descarte. Lo que mal empieza...

Como los problemas nunca vienen solos, Telecinco también tiene que hacer frente a la crisis de audiencia que sufre 'Sálvame deluxe' la noche de los viernes. La cuarta edición de 'Tu cara me suena' ha llevado a la versión nocturna de 'Sálvame' a mínimos de audiencia, con diferencias de casi diez puntos de share. Para curarse en salud, desde la dirección han decidido renovar el universo 'Sálvame' aprovechando las sillas que han dejado vacías las colaboradoras Raquel Bollo y Rosa de Benito para crear su propio casting televisado: 'Sálvame snow week'. Una especie de 'reality' presentado por Carlos Lozano donde varios personajes convivirán en la nieve para ganar el voto del público y trabajar en el programa. De momento llevan toda la semana desvelando nombres y cebando el programa. Maribel Sanz, Rafa Mora y Mónica Hoyos son algunos de los que participarán en este esperpento que más que un casting para un trabajo parece la segunda edición de 'Hotel Glam'. Imagínense lo que hará la cadena cuando se vaya Kiko Hernández...

Esta semana Telecinco también ha estado muy presente en las redes con la emisión de la miniserie 'El hijo de Caín', una adaptación de un libro escrito por Rafael Vera (exministro condenado por su implicación en los GAL). El debate sobre la objetividad del relato ha encendido los ánimos en una red social que lleva semanas arremetiendo contra la cadena por la visión que se transmite del franquismo en la serie "Lo que escondían sus ojos". Que hablen mal, pero que hablen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook