19 de mayo de 2020
19.05.2020
Información
Protestas

Podemos defiende los escraches de "gente humilde" frente a los de "pijos" y "nazis"

Echenique censura el "acoso" a Ábalos de personas enviadas por "fakeperiodistas de ultraderecha"

19.05.2020 | 14:24
Pablo Echenique.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha pedido este martes a las autoridades que actúen para evitar concentraciones como la que tuvo lugar este lunes frente a la vivienda de José Luis Ábalos,  ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, porque "una cosa es el derecho de manifestación" y los escraches de "gente humilde a la que le han quitado la casa", y "otra muy distinta" es una protesta de "pijos pudientes y maleducados y algún que otro simpático neonazi".

"Una cosa es el derecho de manifestación y otra muy distinta es que fakeperiodistas de ultraderecha manden a pijos maleducados y agresivos a intimidar y acosar a tu esposa y a tu hija. Lo que no entiendo es por qué no actúan las autoridades", se ha preguntado en un mensaje en Twitter, recogido por Europa Press.




Asimismo, Echenique ha afirmado en otro mensaje que "el ir a por la familia de la persona a la que quieres amedrentar es un clásico de la mafia". "La gente de Podemos lo hemos sufrido desde el principio", ha asegurado.

Y sobre el término escrache, el dirigente de Podemos ha querido explicar en otro tuit, y ante las "erratas en algunos titulares", que para que una concentración frente a la casa de un político pueda ser denominada así, debe estar protagonizada por "gente humilde a la que le han quitado la casa", y no por "pijos pudientes y maleducados".

"Escrache: Concentración de gente humilde a la que le han quitado la casa y dejado en la ruina una panda de ladrones de cuello blanco. Lo de anoche: Concentración de pijos pudientes y maleducados y algún que otro simpático neonazi.

Los llamados escraches son una forma de protesta contra personas concretas que se realizan habitualmente frente a sus domicilios, que popularizó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) a partir de 2013, cuando inició una campaña para señalar a determinados políticos y figuras públicas que consideraban responsables de los desahucios, como por ejemplo, la entonces vicepresidenta del Gobierno de Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría.

Iglesias, preocupado

El vicepresidente segundo del Gobierno y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha expresado este martes su preocupación porque se generalice la crispación que ha llevado a algunos a manifestarse frente a su casa o la del ministro Ábalos y ha alertado: "Esto se sabe dónde empieza pero no dónde acaba".

En una entrevista en La Sexta, Iglesias se ha pronunciado en estos términos preguntado sobre la protesta ayer frente a la casa del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, y la del fin de semana en el domicilio que Iglesias comparte con la ministra Irene Montero.

Aunque no ve "muy grave" los escraches que él y Ábalos han sufrido, sí considera que "es malo" y ha pedido que el derecho a la manifestación se proteja "pero evitando situaciones de crispación que nadie deseamos".

Porque, a su juicio, sería un error que la gente entendiese que la forma de protestar es ir a su casa o a la de "Ayuso, Abascal, o Espinosa de los Monteros".

"El problema es que esto se puede generalizar y esto va a terminar ocurriéndole a otros líderes políticos. Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa. Mañana será gente de izquierdas manifestándose enfrente del apartamento de Ayuso, de la casa de los Espinosa de los Monteros, de la casa de Abascal...", ha avisado Iglesias, que cree que también podrían sufrir situaciones como ésta periodistas o líderes de opinión.

No obstante, preguntado sobre que él defendía que la legitimidad de las protestas en sus inicios, ha aclarado: "Yo nunca he defendido que vayan a la casa de nadie. Otra cosa es que cuando uno tiene un cargo público tiene que asumir que la gente pueda protestar, o que te puedan decir algo por la calle o que vayan a la sede de tu Ministerio o de tu partido o al lugar donde trabajas".

"Que en el contexto de crisis que los políticos seamos objeto de críticas es legítimo, siempre, no tenemos derecho a quejarnos", ha añadido Iglesias, que sin embargo ha alertado de que la crispación generalizada no es buena.

Por otra parte, con respecto a la tercera asamblea ciudadana de Podemos que termina este jueves y en la que Iglesias revalidará su cargo como secretario general, ha confirmado que la propuesta será la de eliminar la limitación de mandatos en el partido y ha evitado dar una fecha tope de cuándo dejará la política.

"Llevo menos tiempo que Sánchez, que Abascal o que Arrimadas", ha asegurado Iglesias, que, asegura, no va a estar "toda la vida" en política pero ha dicho que el tiempo que esté "lo tendrán que decidir los inscritos".

"Hay que estar a disposición", ha indicado Iglesias, que ha dicho que él es profesor y que en su caso personal no se ve dedicándose "toda la vida a la política, ni mucho menos".

Sin embargo, ha dicho que terminar con las limitaciones de mandatos en Podemos permitirá a "compañeros que están en la treintena o la veintena" tener la oportunidad "de ponerse al frente de este proyecto cuando toque".
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído