04 de febrero de 2020
04.02.2020
Información
Polémico vídeo

Militares veteranos piden a Defensa explicaciones sobre los tiros de Ortega Smith

"Nuestros campos de tiro no son patios de recreo", protesta el cabo del Ejército de Tierra Jenner López

04.02.2020 | 17:57

La asociación de militares 45SinDespidos, formada por profesionales veteranos de tropa y marinería, ha pedido explicaciones al Ministerio de Defensa por las prácticas de tiro grabadas en un vídeo, viral en las redes sociales, en el que se ve al diputado de Vox Javier Ortega Smith disparando un fusil de asalto en un campo militar.

Hasta este martes, ni el Ejército de Tierra, ni el Estado Mayor de la Defensa investigan las circunstancias en que el número dos de Vox se grabó, el pasado 29 de enero, utilizando un arma de guerra. A preguntas de El Periódico de Cataluña, portavoces del ministerio que dirige Margarita Robles se reservan la confirmación de la apertura de la investigación; tampoco la desmienten.

"Nuestros campos de tiro no son patios de recreo", comenta el cabo especialista del Ejército Jenner López, presidente de la asociación, que lucha contra los despidos de soldados cuando cumplen 45 años de edad. Su entidad pregunta en un escrito registrado en la noche de este lunes ante la Secretaría Permanente de Defensa sobre las circunstancias de ese "entrenamiento irregular y peligroso. Si ocurren accidentes con gente preparada, más aún pueden darse con un civil", explica el cabo López.

Habla así en referencia a la muerte, en marzo del año pasado, de un legionario mallorquín de 21 años en el campo de tiro militar de Agost (Alicante), alcanzando por una bala del mismo tipo de fusil que empuña Ortega Smith.

Un HK de uso militar

Los militares que han visto el vídeo del diputado de Vox conocen bien el arma. Se trata de un subfusil, el HK G36 E, con munición OTAN de 5.56 mm, de dotación habitual para un soldado del Ejército de Tierra.

El dirigente del partido de extrema derecha empuña el arma incorrectamente –explican fuentes militares– pese a que acierta en la diana con forma de silueta humana varias veces.

Santiago Abascal luce una camiseta no oficial de un grupo de antidisturbios de la Guardia Civil, el GRS 2, durante una visita al gimnasio para entrenar.

En sus preguntas escritas, 45SinDespidos inquiere a Defensa si, cuando Ortega Smith disparaba, estaba presente el preceptivo "jefe de línea de tiro", y si es así, quién era. También, si se dispusieron las medidas de seguridad personales de protección (casco, chaleco y presencia de ambulancia que no aparecen en la grabación) también preceptivas en las prácticas con munición real en bases militares. Y además, si esos tiros se dispararon en el marco de alguna actividad propia de algún programa académico.

"Si no se cumplen las normas, es más fácil que los accidentes ocurran. Las normas son para todos, y no solo para los que terminamos limpiando el armamento de los que van a pasar el rato", comenta el cabo López.

El vídeo en el que Ortega Smith se promociona como tirador, y en el que pronuncia fanfarronadas contra el DAESH, muestra además el interior de una instalación militar, pese a la prohibición de grabar estos recintos que pesa sobre el personal civil.

Tiros prohibidos y ausentes del programa

El artículo 6 del Reglamento de Armas del Ministerio del Interior, de enero de 1993, regula el uso de armamento de guerra, especificando desde el primer párrafo de su enunciado que quedan "prohibidos su adquisición, tenencia y uso por particulares". El reglamento no hace concesión a excepciones, como pudiera ser el seguimiento de un curso para civiles impartido por militares.

Ortega Smith probó su puntería durante una visita a la base de la Brigada Paracaidista en Alcantarilla (Murcia), en el marco del Curso de Defensa Nacional que, dos veces por año, organiza la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS).

El curso tiene el fin de "proporcionar, a responsables civiles de nuestra sociedad, una visión general de la defensa nacional mostrando además de los aspectos nacionales e internacionales más significativos y que afectan al contexto geoestratégico español", dice su programa, todo de él de aire académico y teórico, y nada orientado hacia el entrenamiento o la pericia con las armas.

El curso de la ESFAS se reserva para, entre otras personalidades de interés para los ejércitos, cuatro diputados y cuatro senadores. La formación se divide en tres fases, y versa sobre la Política de Defensa. Su programa no prevé ninguna sesión de tiro.

Con la cruz de Borgoña

Cuando, el cinco de enero, en plena investidura de Pedro Sánchez en el Congreso, el diputado de Vox Luis Gestoso se levantó de su escaño e hizo el saludo militar, no era el suyo un gesto casual. Se dirigía a su compañero de bancada y general retirado Agustín Rosetty€ y también a la galería mediática.

Desde la fundación de Vox, son habituales los guiños de su dirigentes a las Fuerzas Armadas, que el partido considera caladero de seguidores, entre los que tiene cuatro exgenerales en distintos foros políticos.

avier Ortega Smith, en el centro, en el acto de homenaje a la Inmaculada por militares reservistas en Empel (Holanda).

Antes de los disparos en Murcia, Javier Ortega Smith estuvo presente y se grabó en un acto poco conocido fuera del ámbito castrense: la conmemoración del "Milagro de Empel".

Se trata de una ceremonia que militares retirados celebran cada 1 de diciembre en una capilla de la localidad holandesa de Empel, en recuerdo de una victoria contra todo pronóstico de los tercios españoles en 1585, que se atribuyó a la ayuda de la Inmaculada, ahora patrona del arma de Infantería.

Lo organiza cada año la muy castrense Asociación de Reservistas Voluntarios ARES. En la última ocasión, en diciembre pasado, Ortega Smith acudió con el dirigente gerundense de Vox Alberto Tarradas, equipado este con una bandera de la cruz de Borgoña, que es a la vez antiguo estandarte militar español, símbolo de los tercios y también enseña carlista. Con ella que se fotografiaron en compañía de militares retirados y familiares.

Entrismo en las Fuerzas Armadas

Antes, en la primavera de 2019, el partido de extrema derecha viralizó en los whatsapp de agentes de la Guardia Civil una foto de Santiago Abascal entrenando en el gimnasio. Lleva puesta una camiseta con un emblema no oficial del GRS (Grupo de Reserva de Seguridad, antidisturbios de la Guardia Civil) 2, con base en Sevilla, que utiliza en ese logo informal una calavera, una porra y una escopeta lanzabolas.

No es una elección cualquiera la de esa unidad para fotografiarse y tratar de pescar adeptos: el GRS 2 tuvo participación destacada en el despliegue policial de ocubre de 2017 en Catalunya, cuando Interior trató de parar el referéndum ilegal de independencia.

Vox ha hecho gala a lo largo de los tres últimos años de una eficaz estrategia de entrismo (nada trotskista, por cierto) en círculos militares y policiales, actualmente encarnada en fotos y mensajes de Abascal y Ortega Smith, pero amasada en sus comienzos por la dirigente y fundadora del partido Mazaly Aguilar, hoy eurodiputada.

A sus labores propagandístias se debe la viralización en facebook de una participación de Santiago Abascal en la prueba atlética de los 101 kilómetros de la Legión, una variante del Iron Man igualmente dura.

Santiago Abascal, tras tomar en la edición de 2018 de la prueba atléitca 101 kilómetros de la Legión.

Su partido estaba en una fase expansiva, antes de las elecciones andaluzas de 2018, disputando al PP y a Ciudadanos espacios en plataformas reivindicativas –como la de la exigencia de equiparación salarial de policías y guardias civiles con policías autonómicos- que pudieran no serle hostiles.

Fue entonces cuando Jenner López recibió una invitación de Mazaly Aguilar para una supuesta proyección pública del viderreportaje 'La España de los balcones', que luego se transformó en un mitin de Vox.

La asociación 45SinDespidos acudió, en la persona de su presidente, convencida su directiva de que la formación de extrema derecha apoyaría su causa. Aquella iniciativa le costó al cabo López una sanción de 12 días sin sueldo, por una falta grave que actualmente tiene recurrida por vía contencioso-administrativa.

Vox no llevó nunca la causa de la plataforma militar a su programa electoral. El día, 18 de septiembre, a muy poco de la fecha en la que paraban las cámaras para afrontar las elecciones del 10N, el partido de Abascal registró una Proposición no de Ley instando al Gobierno a reservar para militares veteranos plazas de empleo público o en servicios externalizados de los cuarteles. Aquella PNL no llegó a discurtirse; ya está caducada.

Para las elecciones andaluzas de diciembre de 2018, Ortega Smith inauguró su colección de vídeos castrenses grabándose a la puerta de la base del Tercio de la Armada en San Fernando (Cádiz). "¡Vivan los marinos de España, viva la Armada española, viva España!", gritó. "¡Viva la Infantería española. Honor y gloria!", clamó en Empel. Más excéptico, el cabo López resume: "Han querido llevar a fuerza de vítores a un colectivo a las urnas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído