20 de octubre de 2019
20.10.2019
Primera entrevista tras la sentencia

Oriol Junqueras: "Hay que buscar alianzas más allá del independentismo sin renunciar a las actuales"

"Desde que ha llegado a la Moncloa, Pedro Sánchez ha sido incapaz de hacer política", asegura

20.10.2019 | 12:47
Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso, el pasado mayo.

Una forma usual de introducir una entrevista es escribir "X recibe a EL PERIÓDICO, medio perteneciente a Prensa Ibérica' en...". Pero no. Oriol Junqueras no ha recibido este diario, en virtud de la premura por publicar sus impresiones en esta primera entrevista tras la sentencia y, evidentemente, la condena de 13 de cárcel y otros tantos de inhabilitación que le ha impuesto el Tribunal Supremo.

¿Cómo se siente Oriol Junqueras tras la sentencia?

Más fuerte y más firme que en ningún otro momento en la cárcel. Los casi dos años de prisión preventiva ya hacían prever este intento de escarmiento contra el independentismo. Nos quieren dar miedo como pueblo y nos quieren utilizar como cabezas de turco. Pero no nos rendiremos nunca. Hace tiempo que nos hemos preparado para afrontar este momento. La prisión es una etapa más en el camino para alcanzar la libertad como país.

¿Cree que se ha hecho un uso interesado del delito de rebelión y de la presunta violencia?

Claramente. La inverosímil acusación de rebelión les ha servido para alterar los resultados de las elecciones, en el Parlament, el Congreso y el Parlamento europeo. Y para retenernos en prisión preventiva durante dos años. Pero estos derechos no nos los han robado a nosotros, se los han robado a los ciudadanos que nos votaron. ¿Qué opinión pueden tener los ciudadanos, independentistas o no, de la democracia en España? ¿Quién quiere vivir en un estado así?

¿Está de acuerdo con las acciones realizadas como reacción a la sentencia?

Estoy de acuerdo con el derecho de manifestación y de protesta. Toda democracia debe preservar estos derechos y que la protesta sea cívica y pacífica.

En estos días ha aparecido un nuevo actor: la violencia.

El 1-O ganamos por la actitud firme, cívica y pacífica de la ciudadanía. Necesitamos ser ejemplares. Si perdemos esta actitud volvemos al camino de la minoría ruidosa. La vía es la de las marchas de estos días, ninguna otra. Hay actitudes que no solo no ayudan, sino que nos debilitan y nos hacen más vulnerables. Y, sobre todo, tenemos que dejar claro que no son en nuestro nombre. Somos gente de paz y rechazamos la violencia venga de donde venga. Siempre.

Más allá de su caso, ¿qué condena cree que es especialmente encarnizada?

Solo un día de prisión ya me hubiera parecido ensañamiento. La sentencia es un absoluto despropósito, como lo ha sido todo el proceso judicial. Nos han aplicado el derecho penal del enemigo y esto más que un ataque contra nosotros es contra su propia democracia.

¿Cree que la sentencia aleja aún más la posible salida negociada al conflicto?

El Estado intenta enquistar el problema, pero vuelve a cometer un grave error. Ni desapareceremos ni renunciaremos por muchos años que nos pongan en prisión, al contrario. Cada día somos más. Habrá que forzar al Estado a sentarse, habrá que hacerlo inevitable. Y no renunciamos a ninguna herramienta pacífica y democrática para forzarlo. La movilización permanente y la desobediencia civil deben convertirse en herramientas igual de imprescindibles que el diálogo institucional y las relaciones a nivel internacional.

¿La sentencia abre una nueva etapa del conflicto?

Sí. La sentencia vuelve a decir a Catalunya y sus ciudadanos que deben callar y que no tienen derecho a decidir su propio futuro. Y si intentan defender la democracia, la represión será la respuesta. Es evidente, que la sentencia vuelve a ser un error histórico del Estado, como la del Estatut. Esta nueva sentencia nos llevará a la libertad definitiva. Y le pasará factura seguro. Debemos ser conscientes de que la represión no termina con la sentencia. Viene una época intensa de represión. Tocará persistir.

¿Esta nueva etapa significa superar la etapa anterior de alianzas solo con la posconvergència?

Seguro que habrá que conseguir las alianzas más allá del independentismo, pero sin renunciar a las que hay actualmente.

La perenne división entre ustedes y los posconvergentes, ¿es una demostración de que la alianza está agotada?

El independentismo es tan grande y diverso que no cabe en unas siglas. Cada espacio tiene sus matices. Pero compartimos un mismo objetivo, que es mucho más importante que cada una de nuestras organizaciones, y tenemos que trabajar para encontrar el camino para avanzar. Por ello, es imprescindible trazar una estrategia común.

¿Qué mayorías cree que se deberían buscar ahora? El Govern de concentración a cuatro ya cuenta con el rechazo de CUP y 'comuns'.

Trabar las mayorías más amplias posibles no significa necesariamente gobernar juntos. La sentencia es claramente un ataque a la democracia y a los derechos humanos. Se pueden articular mayorías por cuestiones determinadas. Y ahora hay la máxima unidad para hacer frente al ataque que ha empujado España. Habría que buscar mayorías más allá del 3-O.

¿Teme que la posconvergencia entregue a Miquel Iceta la Generalitat, como hicieron con Núria Marín en la diputación?

Sería imposible si creen realmente en el proyecto de la construcción de una república catalana. Aún no nos han explicado porque era mejor entregarle la tercera institución del país al 155 que a otra fuerza independentista. Seguro que es una decisión pensando en el país y no en intereses de partido, pero cuesta mucho entender.

Dice Carles Mundó que alcanzar el 50% de voto independentista no basta, si no es homogéneo en todo el territorio.

Superar el 50% es un hito que no será suficiente por sí solo, pero que es necesario para poder avanzar. Sería un paso relevante en nuestra proyección a nivel internacional.

¿Cree que el PSOE ha endurecido su discurso? ¿Cree que es por cuestiones electorales?

Quizás lo que debería hacer Sánchez es hacer menos declaraciones, enviar menos amenazas y hacer más política, que desde que ha llegado a la Moncloa ha sido incapaz. Con el PSOE que solo habla de 155, de cumplimientos íntegros de penas y que niega el diálogo es imposible llegar a ningún acuerdo. Nuestra única apuesta es forzar el Estado a sentarse a una mesa de diálogo.

Aun así, ¿mejor un Gobierno del PSOE que uno del PP?

Si el PSOE suma, pactará con Cs y contará con la abstención del PP. La única manera de evitarlo es votando a ERC y que ese pacto no sume. Y si Cs y PP brindan su apoyo a Sánchez es imposible que ahí esté ERC, luchamos contra todo lo que son y representan estas dos fuerzas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído