26 de agosto de 2019
26.08.2019
Accidente

Muere el piloto del avión de la Patrulla Águila que cayó al agua frente a La Manga

El fallecido es el comandante Francisco Marín - El aparato, un CASA C-101, se precipitó en picado

26.08.2019 | 12:55
Hallan los restos mortales del piloto que se estrelló en La Manga.

Los servicios de emergencias y Guardia Civil han localizado sin vida el cuerpo del piloto cuyo avión se ha estrellado esta mañana en La Manga, a la altura de la playa Galúa. Se trata del comandante murciano Francisco Marín Núñez, instructor del Ejército del Aire.

El avión C-101 del Ejército del Aire realizaba un vuelo de instrucción y a las 9:38 horas se precipitaba a las aguas del Mar Mediterráneo frente a La Manga siendo tripulado por el piloto instructor fallecido.

La playa de Galúa, en La Manga donde han sido encontrados restos había sido acordonada y el Ayuntamiento de Cartagena había ordenado su cierre al baño, lo que no impidió que muchos curiosos se acercasen a observar lo que estaba ocurriendo.


En las tareas de búsqueda han trabajado efectivos de la Guardia Civil, de la Academia General del Aire, de la Policía Local, del 112 y de Cruz Roja.

El avión ha caído en picado pero en un vídeo grabado por un testigo de lo ocurrido que lo ha colgado en internet puede verse cómo el aparato realiza una maniobra justo cuando está llegando al mar sin lograr remontar y estrellándose en el mar.

Un centenar de llamadas alertaron de lo ocurrido al teléfono único de emergencias advirtiendo que un avión se estrellaba en el mar y varios minutos más tarde han llegado a la orilla partes del avión, y los viandantes comentaban el fuerte olor a gasolina que se podía respirar.

Al lugar han llegado militares de la Academia General del Aire para investigar los restos del avión que la marea había llevado a la playa, momento tras el cual han constatado la fatal noticia a falta de confirmación oficial por parte de la autoridad forense.



Defensa tendrá que investigar ahora con los restos encontrados los motivos del percance en vuelo en el desarrollo del entrenamiento en vuelo de este avión de fabricación española.

Tal y como han confirmado fuentes cercanas al caso, el avión no lleva caja negra, por lo que la investigación será laboriosa y complicada. Además la aeronave se encuentra entre 15 y 20 metros de profundidad, según calculan.

Su piloto, el comandante Francisco Marín, tenía 3.300 horas de vuelo a reacción de experiencia, 1.500 de ellas con el C-101 con el que ha sufrido el fatal el accidente.

Defensa cree que el piloto intentó rectificar el picado

El subdirector de la Academia General del Aire (AGA), de San Javier (Murcia), José María Alonso, ha dicho este lunes que en las imágenes captadas del accidente se observa que intentó rectificar el picado sin lograrlo.

El Ministerio de Defensa ha puesto en marcha la Comisión de Investigación de Accidentes Militares para determinar las causas del accidente y tras una reunión vespertina de coordinación de los organismos implicados en las labores de rescate del reactor, Alonso ha destacado a los medios de comunicación la experiencia de Marín.

Ha detallado que el comandante estaba en un vuelo de entrenamiento antes del inicio de curso de los cadetes de la nueva promoción de la AGA, que comienza dentro de dos semanas.

El subdirector de la academia ha defendido que el avión, en la fase final de su vida operativa con 30 años de funcionamiento, era "seguro" y que todavía es pronto para dilucidar si el accidente se debió a un error del piloto o a un fallo mecánico.

Por su parte, el jefe de Capitanía Marítima de Cartagena, Óscar Villar, encargado de coordinar a las cerca de 300 personas de la Armada, el Ejército del Aire, Salvamento Marítimo, Cruz Roja y Protección Civil desplegadas para recuperar los restos del reactor y del instructor, ha admitido que la operación "no es fácil" por la diseminación de los objetos.

Tras confirmar que han aparecido "restos orgánicos de naturaleza humana" en las playas de La Manga del Mar Menor, ha revelado que todavía no se han encontrado la parte de la cabina y de los motores del C-101, pero sí la cola y parte del fuselaje a una profundidad de 15 metros.

En el operativo, que tendrá que enfrentarse en las próximas horas a una alerta naranja por gota fría en la zona, participan 4 helicópteros, 2 dragaminas con sónar de barrido lateral, 2 embarcaciones más de Defensa y buceadores del Centro de Buceo de la Armada, del Grupo Especialista de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil y de Salvamento Marítimo.

Villar prevé que el dispositivo se alargue durante los próximos días debido a la amplia diseminación de los restos.

Los que se encuentren en el mar serán llevados al muelle militar de La Curra, en Cartagena, y los que se hallen en el litoral se llevarán directamente a la AGA, donde se analizará el reactor.

Está previsto que una vez que los forenses concluyan la investigación se celebre un funeral de Estado en la AGA.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído