12 de agosto de 2019
12.08.2019
Incendio

El incendio de Gran Canaria, contenido pero pendiente de la evolución del viento

Ya no hay llamas, pero sí brasas que pueden reactivar un fuego que ha quemado 1.500 hectáreas

12.08.2019 | 13:19
El incendio de Gran Canaria, contenido pero pendiente de la evolución del viento

El incendio forestal que se declaró el sábado pasado en la cumbre de Gran Canaria está contenido, no hay llamas ni humo pero sí brasas que pueden reactivar el fuego por el viento que afecta a la zona y que se prevé que amaine durante la noche.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha comentado en una rueda de prensa que el incendio no se puede dar por controlado ni estabilizado hasta que no cambien las condiciones del viento, pero ha apuntado que "hay buenos augurios" y las condiciones son totalmente diferentes a las que se presentaban en la noche de este domingo.

No obstante, ha dicho que no está previsto que los evacuados puedan volver esta noche a sus casas y ha señalado que, por el contrario, el plan de contingencia que se puso en marcha anoche para las evacuaciones, sigue vigente por si hiciera falta nuevos desalojos en las próximas horas, en los barrios de Toscón, Carrizal y Timagada.

El fuego ha afectado a varias zonas de los municipios de Artenara, Tejeda y Gáldar y, desde el inicio del incendio, han sido desalojadas de sus viviendas un total de mil personas, aunque algunas ya han podido volver este lunes a sus casas.

El riesgo de que haya que evacuar nuevas viviendas es menor que la noche anterior, ha dicho el presidente canario, quien ha confiado en que finalmente no sea necesario.

Desalojan durante la noche a los vecinos de Tejeda ante el avance del incendio en Gran Canaria. Agencia Atlas

Durante esta noche 230 efectivos trabajarán para contener el incendio en sus 23 kilómetros de perímetro y a primera hora de la mañana volverán a estar operativos los once helicópteros, el avión y los dos hidroaviones que han enfriado este lunes las casi 1.500 hectáreas afectadas.

En esta jornada se han descargado un total de 600.000 litros de agua por tierra y aire, lo que hace más de un millón desde el inicio del fuego, ha dicho Torres.

Aunque durante todo el día se han apagado los focos del fuego, el viento puede avivarlos, y durante la noche es más difícil acceder a ellos por la orografía del terreno.

La prioridad en este momento es que el perímetro de la zona quemada no avance para poder seguir este martes enfriando el terreno, ha insistido el presidente canario.

Florencio López, jefe de servicio de la Dirección General de Seguridad del Gobierno canario, ha indicado que el viento sopla en dirección norte-noroeste y, en caso de que el fuego se reavivase, continuaría previsiblemente por el barranco en dirección a La Aldea.




Este barranco tiene cañaverales en su fondo, muy combustibles, por lo que los técnicos vigilan la zona para evitar que el fuego se propague en esa dirección.

Respecto al pinar de Tamadaba, López ha dicho que el domingo hubo una incursión en él del fuego, pero el foco pudo apagarse y actualmente es un frente frío y consolidado.

Viviendas afectadas


En cuanto a las viviendas afectadas por el incendio, el presidente canario ha dicho que, en principio y a primera vista, el fuego ha dañado únicamente tres o cuatro, aunque será necesaria una evaluación más detallada.

Torres ha recordado que hay un detenido como presunto responsable del fuego cuando hacía trabajos de soldadura, quien todavía no ha pasado a disposición judicial.

Las carreteras que siguen cortadas por el fuego son la GC 150, GC 210 y GC 60, en los cruces de Ayacata, Acusa y Tejeda-Pinos de Gáldar.








Compartir en Twitter
Compartir en Facebook