06 de julio de 2019
06.07.2019
Formación de gobierno

La llegada de Vox trastoca la estrategia de pactos

El escenario político dio un vuelco con la irrupción de la formación ultraderechista de Abascal

06.07.2019 | 11:28
Pablo Casado, Santiago Abascal y Albert Rivera.

La llegada de Vox al escenario político ha trastocado la estrategia de pactos. Las mesas a tres, en este caso con PP y Ciudadanos, no despegan, la foto del trío resta puntos, y los documentos firmados, que evidencian acuerdos en la sombra, no aparecen salvo alguno publicado en las redes o exhibido "in extremis" en rueda de prensa.

Y en este contexto, donde el PP se reúne con las otras dos formaciones pero por separado y Cs niega a Vox reiteradamente, se cocinan mil y una formas de pactar con la formación de extrema derecha, pero de forma indirecta, sin que parezca que se está en ello.

Ni negociación a tres ni documentos sobre la mesa


El ejemplo más reciente es el Gobierno de Murcia. Vox ha dado por rotas las negociaciones para investir presidente al popular Fernando López Miras pese a que ha compartido mesa con Cs.

Los de Rivera han dejado claro que ellos se sentaban con los de Abascal para explicar el acuerdo con el PP, y no para repartirse consejerías. El resultado: una investidura fallida y dos meses de plazo para proponer un nuevo candidato.

Pero Vox no se enfrenta sólo a la dificultad de las mesas a tres: tampoco los documentos en los que figura su firma tienen buena salida.

El caso más crítico ha sido el del Ayuntamiento de Madrid. Vox dio por roto el pacto con el PP y convocó una rueda de prensa para hacer público el documento secreto que les daba concejalías de Gobierno.

No sólo en Madrid se negaba la evidencia. También en Palencia, Cs negó reiteradamente que hubiese un acuerdo firmado con Vox para nombrar alcalde a Mario Simón, de Cs.

Sin embargo, el documento sobre este pacto, firmado por Vox y Cs y que el propio Simón negaba, fue difundido por la edil de la formación de extrema derecha, Sonia Lalanda, a través de su cuenta en Twitter.

Reuniones discretas


Las reuniones entre Cs y Vox han sido discretas. Tan discretas que el candidato de Cs a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, se reunió con su homóloga de Vox, Rocío Monasterio, en un hotel madrileño, 48 horas antes de que se constituyese la Asamblea de Madrid para negociar la formación de la Mesa.

No es fácil reunir a Vox y Cs, y menos con el conocimiento de los medios. El PP actúa de mediador y se reúne por separado. Pese a esto, la estrategia da resultados, y los partidos de centro derecha se han hecho con algunos ayuntamientos. Está por ver si con este "modus operandi" consiguen el Gobierno de alguna comunidad, además de Andalucía.

Andalucía


EFE

En Andalucía, Vox consiguió que la Junta le entregara los datos de colegiación de los trabajadores que prestan servicio en unidades de violencia de género.

Después de recibir los primeros, Vox ha pedido más, ampliar los datos a las categorías profesionales. La oposición les acusa de "caza de brujas" y de estar elaborando listas negras.

En esta comunidad y pese al "pacto a la andaluza", Vox puso en jaque a la Junta y vetó los presupuestos autonómicos. Diez días después levantó la enmienda a la totalidad tras lograr sustituir el concepto de "transversalidad de género" por el de "igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres".

Sin embargo, en la Comunidad Valenciana, donde Vox también ha solicitado los datos de trabajadores del colectivo LGTBI que imparten cursos en las escuelas, el presidente Ximo Puig se ha negado a facilitarlos: "No vamos a seguir el juego a esta situación de barbarie".

Sin fotos


Las fotos conjuntas de PP, Cs y Vox prácticamente no existen tras la polémica imagen en la madrileña plaza de Colón al término de la manifestación por la unidad de España. Unos perdieron más que otros.

La foto que ni el PP ni Cs querían dio aire a Vox, que se situó a la misma altura que los dos partidos de centro derecha. La imagen levantó ampollas y no se ha vuelto a repetir.

Disciplina


No siempre Vox cumple lo pactado y da su apoyo al centro derecha. Un ejemplo fue el Ayuntamiento de Burgos. Los de Vox rompieron la disciplina y votaron a su candidato, dando la alcaldía al PSOE, aunque estaba pactado hacer regidor al candidato de Cs.

En ciudades más pequeñas, como Torremolinos (Málaga), una edil de Vox, Lucía Cuín, que no devolvió su acta tras darse de baja del partido por discrepancias al asistir a las fiestas del Orgullo, hizo alcalde con su voto al candidato socialista.

Y en una localidad mucho más pequeña, Roales del Pan (Zamora), dos concejales del PP y uno del PSOE entregaron la alcaldía al candidato de Vox, que con sólo 59 votos, el 11 por ciento del electorado, se ha convertido en el nuevo regidor de este municipio de 923 habitantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook