08 de mayo de 2019
08.05.2019
Juicio del 'procés'

Los cinco 'electos' del 'procés' piden al Tribunal Supremo la libertad para ejercer de diputados

Los abogados también reclaman que el Supremo pida permiso a las Cortes para seguir con el juicio

08.05.2019 | 18:56
Las defensas, durante el juicio del 'procés.

Las defensas de los acusados en el juicio del 'procés' Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, electos el 28A, han reclamado al tribunal que pida permiso a las cámaras para continuar con el juicio y les deje en libertad para poder ejercer como parlamentarios.

La atención del juicio ha quedado eclipsada por la situación política derivada de los resultados del 28A, toda vez que los letrados de los cinco presos electos han presentado unos escritos en los que solicitan que el Supremo remita el correspondiente suplicatorio a las Cortes para seguir con la vista oral.

Se amparan en el 751 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que establece que "se pondrá también en conocimiento del cuerpo colegislador respectivo la causa que existiere pendiente contra el que, estando procesado, hubiese sido elegido senador o diputado a Cortes".

Y en el 753 que señala que "se suspenderán por el secretario judicial los procedimientos desde el día en que se dé conocimiento a las Cortes, estén o no abiertas, permaneciendo las cosas en el estado en que entonces se hallen, hasta que el cuerpo colegislador respectivo resuelva lo que tenga por conveniente".

Dos artículos que según la interpretación de los letrados conllevan la suspensión del juicio a la espera de la resolución de los suplicatorios, algo que en el presente caso teóricamente implicaría la paralización de la vista oral.

Para completar su petición acuden al artículo 71.2 de la Carta Magna que señala que "los diputados y senadores gozarán asimismo de inmunidad y sólo podrán ser detenidos en caso de flagrante delito. No podrán ser inculpados ni procesados sin la previa autorización de la Cámara respectiva".

De esta manera, entienden que sus defendidos disponen de inmunidad desde el momento de su elección, es decir, antes incluso de la constitución de las cámaras y, por tanto, corresponde pedir permiso a las Cortes para continuar con el juicio.

No obstante, fuentes jurídicas consultadas por Efe advierten de las lagunas existentes en estas disposiciones legislativas, toda vez que -como sucede habitualmente en múltiples aspectos de la causa del 'procés'- no existen precedentes de encausados en prisión provisional que en pleno juicio hayan resultado elegidos, lo que abre la puerta a la interpretación de las normas.

Esto es así porque no hay preceptos concretos que aborden la cuestión exacta que se ha dado con los cinco presos electos.

Junto al suplicatorio, la otra petición de las defensas se dirige a revocar la prisión provisional "a fin de poder ejercer con plenitud sus responsabilidades derivadas de su nueva condición de diputados".

Al margen de estas dos solicitudes, las defensas citan en sus escritos que sus clientes han de asistir personalmente al pleno del 21 de mayo de constitución de las Cortes, una petición a la que en principio no tiene previsto oponerse el tribunal más aun cuando no ha fijado sesión para ese día.

De momento, el tribunal ha dado veinticuatro horas de plazo a las acusaciones para que presenten sus alegaciones contra los escritos y tras ello resolverán a la mayor brevedad.

Acusación sobre Rull


Centrados en el juicio, este miércoles han vuelto a 'reflotar' los problemas para atracar que tuvo el buque que llevaba a policías para el 1-O, una acusación que pesa sobre el exconseller Josep Rull, que afirmó en un tuit: "En efecto, no le hemos dejado atracar".

José Albert Carbonell, director general del Puerto de Barcelona, dependiente del Estado y donde atracó el buque, ha apoyado la versión de Rull y ha indicado que al principio se denegó el atraque porque no se tramitó como buque de Estado.

Ha explicado que se debe pedir el atraque a través de una plataforma, pero hay situaciones excepcionales en las que puede pasarse por alto, si bien a su juicio es difícil que el consejero pueda autorizar o denegar atraques: "Mucho me extrañaría".

Al margen de este testimonio, los votantes han protagonizado de nuevo el juicio para dejar claro que el binomio de mossos trató en todos los colegios de impedir la votación pero que generalmente no pudo porque los ciudadanos se colocaban en los accesos de los locales para "de forma pacífica no dejarles entrar", pese a ser agentes de la autoridad con una orden judicial.

"La gente les impedían entrar, sí claro", ha dicho uno; "Dos personas contra doscientas, era impensable", ha señalado otra.

Y aunque muchos pasaron la noche en los colegios, ninguno conoce a los responsables de abrir y cerrar los locales como tampoco saben cómo llegaron las urnas y el material electoral a los centros, simplemente el domingo por la mañana estaban ahí. De hecho, la súbita aparición de las urnas era recibida siempre con "sorpresa".

"Las urnas habían aparecido, pero no sabíamos cómo", "lo mismo habían entrado por la puerta de atrás" o "yo no se quién llevó el material, pero estaba allí" han sido las respuestas de los testigos.

Todo se resume en una intervención de un testigo con la abogada del Estado:

- ¿Quién llevaba el material electoral al centro?

- No lo se

- ¿Pero usted pasó la noche allí?

- Sí

- ¿Sabe quién abrió y cerró el centro?

- No.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook