10 de noviembre de 2019
10.11.2019

Adoptantes «falsos positivos»

09.11.2019 | 19:05
Adoptantes «falsos positivos»

n Dentro del mundo de la protección animal, en concreto en los rescates y adopciones, es muy común hablar de falsos positivos cuando nos referimos a los test que se le realizan a los animales, ya que forma parte del protocolo veterinario, antes de ser entregados en adopción para conocer su estado de salud y si tienen alguna enfermedad contagiosa a otros animales de su misma especie, una vez pasada la cuarentena.

Sin embargo, ahora voy a hablar de otro tipo de «falsos positivos» que no tiene nada que ver con enfermedades, pero que también tienen consecuencias muy negativas para los propios animales y para los que dedicamos nuestra vida a ayudarles. Me refiero a un tipo de adoptantes a los cuales yo he denominado «falsos positivos». Son personas que aparentemente cuando contactan contigo parecen ser muy buenos adoptantes, ya que transmiten cierta responsabilidad y se muestran muy interesados y amables. No obstante, todo eso queda relegado al momento en el que el animal es de su interés, porque después derrochan falta de empatía y no se ponen en el lugar de la persona que está intentando buscar una familia adecuada para ese animal, con el cual además ha establecido un vínculo y que le preocupa mucho su futuro y su bienestar. Dichas personas, después de comprometerse para llevar a cabo el protocolo de adopción, de repente dejan de contestar a los mensajes o a las llamadas. Suponemos que es porque han encontrado otro animal que les gusta más o por el motivo que sea. También incluimos a adoptantes que te devuelven a los animales una vez adoptados, como si de un objeto carente de sentimientos se tratara (nada más lejos de la realidad) cuando se encuentran ante el más mínimo inconveniente, como consecuencia de su decisión mal tomada. 

Por eso, si estás pensando en compartir tu vida con un animal, primero infórmate bien sobre lo que eso supone y actúa de forma responsable. Y si finalmente decides hacerlo, ponte en el lugar de las personas que están al otro lado gestionando la adopción, para no crearles más problemas de los que ya tienen. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook