02 de marzo de 2019
02.03.2019

Mi perro es un golosón

A mi perro le chiflan las golosinas y, si hablamos de azúcar, todo le viene bien

02.03.2019 | 04:15
Mi perro es un golosón

No soporta verme tomar nada dulce sin pedirme que lo comparta y, la verdad, yo me siento fatal. ¿Por qué para mí no es tan malo y para él sí?

Verás, a muchos perros les encanta el azúcar pero, por desgracia, su cuerpo no está preparado para metabolizarlo con suficiente rapidez. Para empezar, su sistema digestivo es diferente al nuestro. Por un lado, su intestino es mucho más corto y, por otro, ellos carecen de algunas enzimas que a nosotros nos ayudan a digerirlo. El problema real es que, como consecuencia de lo anterior, acumulan ese azúcar en el organismo, lo que puede provocarles obesidad o problemas en el páncreas que, a su vez, les aumenta las posibilidades de padecer diabetes, cataratas que pueden acabar en cegueras, problemas digestivos, circulatorios, etc, etc. Como ves, no es ningún juego. No darle azúcar ni golosinas de consumo humano es, simplemente, quererlo y cuidarlo.  

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook