08 de septiembre de 2019
08.09.2019
Mazda CX-30

Perfecto equilibrio

El Mazda CX-30 se sitúa entre sus hermanos CX-3 y CX-5, tomando lo mejor de cada uno de ellos

08.09.2019 | 04:15
Perfecto equilibrio
El Mazda CX-30 es un todocamino que, con sus 4,40 metros de largo, se situa entre el Mazda CX-3 y el Mazda CX-5 y va dirigido a conductores que buscan las dimensiones compactas y el carácter urbano del primero, pero con el espacio y la funcionalidad del segundo.
 
El Mazda CX-30 cuenta con el estilo de diseño Kodo más evolucionado tanto en el exterior como en el interior, y además utiliza la novedosa tecnología Skyactiv en sus motores. El interior del nuevo CX-30 está muy cuidado. El cuadro de instrumentos cuenta con tres relojes, como en el Mazda3, en el que se agradece la presencia de un medidor del consumo. La parte superior del salpicadero presenta un voladizo adicional en forma de ala, acabado con costuras de alta calidad y detalles metálicos. Este elemento recorre la parte superior del cuadro y llega hasta la moldura de la puerta del acompañante, creando una sensación de mayor amplitud en la zona de conducción.
 
Como todocamino que es, la posición de conducción está más alta que en un turismo tradicional, lo que facilita la entrada y salida del vehículo, algo que a partir de cierta edad se agradece.
 
La gama de motores del nuevo Mazda CX-30 está formada por los motores Skyactiv en versiones diésel e híbrido gasolina. Todos los motores de gasolina Skyactiv se complementan con el nuevo sistema Mazda M Hybrid con tecnología de electrificación. Este sistema híbrido ligero, compacto y eficiente, utiliza un motor eléctrico que asiste al motor principal, y una batería de ion litio de 24 V montada entre las ruedas. El sistema Mazda M Hybrid no solo mejora el comportamiento medioambiental del nuevo Mazda CX-30, sino que facilita la conducción.Son los mismos propulsores que forman la gama de motores del Mazda3. De esta forma, ambos modelos compartirán el gasolina 2.0 Skyactiv-G de 122 CV, el diésel 1.8 Skyactiv-D de 118 CV y el novedoso Skyactiv-X de 180 CV.

 
El Mazda CX-30 2.0 Skyactiv-G de 122 CV con tecnología micro híbrida –MHEV– y la etiqueta ECO de la DGT se podrá asociar a un cambio manual de seis velocidades y a uno automático de convertidor de par con las mismas relaciones; en los dos casos, podrá combinarse con la tracción delantera o con un sistema de tracción total denominado i-Activ AWD. En cuanto a consumos, según el ciclo WLTP, el Skyactiv-G homologa una media de 6,2 l/100 km, y con la tracción total y el cambio automático pasa a ser de 7,3 l/100 km.
 
El Mazda CX-30 1.8 Skyactiv-D desarrolla 118 CV gracias a un turbocompresor y también podrá asociarse a un cambio manual de seis velocidades o a uno automático de seis marchas, en los dos casos con la posibilidad de elegir entre la tracción delantera y la tracción total. Con esta mecánica diésel registra medias de 5,1 l/100 km en el mejor de los casos y de 6,6 l/100 km con el cambio automático y la tracción total.

 
Los niveles de acabado se denominan Origin, Evolution y Zenith aunque para el más completo se ofrecen los paquetes Safety y Black. Todos llevan climatizador automático, Head Up Display, control de crucero adaptivo, detector de objetos en ángulo muerto, sistema multimedia con pantalla a color, sensores de parking, faros led, etcétera.
 
El Mazda Connect permite acceder fácilmente a las aplicaciones del teléfono sin distraer la atención de la carretera. También incluye la integración con Android Auto/Apple CarPlay y funciones de reproducción y vídeo USB para que todos  disfruten de su contenido de entretenimiento favorito. El nuevo Mazda CX-30 está disponible en España desde 27.575 euros. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook