24 de julio de 2020
24.07.2020
Información

"Es un desastre. Llevamos ya dos días sin gota de agua"

Los vecinos de las urbanizaciones de Xàbia llenan garrafas y cubos de los camiones cisterna enviados por el ayuntamiento

24.07.2020 | 07:55
"Es un desastre. Llevamos ya dos días sin gota de agua"

"Es un desastre. En la zona de Trencall llevamos ya dos días sin agua. ¡Y en pleno verano!". Una vecina expresaba esta mañana su indignación ante el nuevo corto de suministro que se ha producido al romperse por segunda vez en 24 horas la tubería más esencial en el sistema hídrico de Xàbia, la que envía el agua de la desalinizadora a la red general. Ahora mismo el municipio se ha quedado sin su gran "manantial" de agua potable. La desalinizadora, sin tubería que la conecte al mundo, está inutilizada.

Miles de vecinos de las urbanizaciones de Tossalet, Cap Martí, Balcón al Mar, el Montgó o Costa Nova se han vuelto a quedar sin agua. La vecina de Trencall afirmaba esta mañana que ella no llegó a recuperarla. Los otros residentes, tras horas sin manar gota de los grifos (la primera rotura se produjo el lunes a medianoche), recuperaron el suministro en la tarde de ayer. "Pero por la noche nos volvimos a quedar sin agua", ha indicado un vecino de Costa Nova.

La empresa municipal de suministro de agua Amjasa ya ha tomado una solución de emergencia para saciar la sed (y proporcionar agua para las tareas domésticas esenciales) de los miles de afectados. Ha enviado camiones cisterna al supermercado la Ermita (Montgó), a la entrada de la urbanización Balcón al Mar, al restaurante Trobador (Costa Nova y la Granadella), a la Creu Armella (Tarraula) y al monasterio de la Plana del Montgó. Los vecinos están llenando garrafas y cubos. Los restaurantes de estas zonas se las van apañando con sus depósitos y con cubas que también han contratado.

La imagen de los vecinos llenando garrafas es un "déjà vu". En los veranos de los años 80, Xàbia sufrió graves crisis de suministro. El agua que salía de los grifos era salobre y no potable. El ayuntamiento colocaba depósitos en las calles para que los vecinos llenaran garrafas. La solución fue construir una de las primeras plantas desalinizadoras valencianas. El consistorio apoquinó los 24 millones de euros de la inversión.Se inauguró en 2002. Xàbia dijo adiós para "siempre" a la carestía de agua. Pero esta instalación está conectada a la red con una única tubería. Y ahora se ha roto dos veces.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído