15 de febrero de 2020
15.02.2020

Gloria se cebó con Calp y dejó 2,8 millones de euros en daños

El Ayuntamiento pide al Consell que asuma todo el coste de recuperar las playas y reconstruir el paseo marítimo de la Fossa, que está reventado

15.02.2020 | 04:15
El paseo marítimo de la playa de la Fossa ha quedado resquebrajado.

Gloria le ha hecho un roto a Calp de 2,8 millones de euros. El ayuntamiento ya desveló días después del temporal que el estropicio solo en la playa de la Fossa subía a 1,3 millones. Ahora afina la valoración. Ha enviado una descripción de todos los daños causados por el temporal Gloria a la Generalitat Valenciana. Le pide que subvencione las obras de reconstrucción al 100%.

El consistorio hace números sobre lo que cuesta reconstruir todo lo que destruyó el mar. El importe sube a 2.782.720 euros. Y sale de sumar 243.132 de las demoliciones que ahora deben realizarse (el temporal fue una piqueta implacable), 700.966 de reconstruir muros de contención, 12.770 de reparar la escollera, 638.955 destinados a pavimento y firme, 376.548 de reponer escaleras y rampas, 162.525 de equipamiento y mobiliario y 647.820 de recuperar la vegetación arrancada por las olas.

El ayuntamiento es prolijo en la descripción de los daños. En la cala de les Bassetes, se produjeron derrumbes. La pasarela que conecta los dos extremos de la cala quedó destrozada. En la del Mallorquín, se desplomó el terraplén natural. Mientras, en la Calalga, se vino abajo la mayor parte del muro de mampostería que está sobre el cortado. Aquí incluso se desprendió un tramo de la calzada.

El estropicio es grande en esta parte norte del litoral calpino. Gloria se cebó con la playa de la Fossa. Se tragó la arena y quebró el paseo marítimo. El paseo es robusto, de piedra. Pero no resistió los embates de las olas. Las rampas y escaleras de piedra también quedaron destrozadas. Reparar este paseo, que es de titularidad municipal, requiere de una obra de envergadura. El municipio ya preveía, antes del temporal, restaurarlo (lo de las jardineras en medio se ha quedado anticuado). Ahora tiene que hacer esas obras a la fuerza.

Mientras, la playa de Puerto Blanco también se ha quedado en los huesos (sin arena). El tramo final del espigón de esta dársena está reventado.

En la cala de les Urques, a la que se accede por Puerto Blanco, han caído grandes rocas del acantilado.

El ayuntamiento precisa que el mar ha dejado inservibles papeleras y lavapiés. También ha dañado numerosas farolas y las zonas de juegos de las playas. El temporal también arrancó palmeras y arrasó las jardineras del paseo de la Fossa.

Ahora, avanza el consistorio, urge realizar en los paseos trabajos de retirada del pavimento y de derribo de los muros y escaleras que han quedado destrozados. Luego se reconstruirán, pero con criterios estéticos y de sostenibilidad más acordes con los nuevos tiempos. También hay prisa por reponer la arena y colocar pasarelas, casetas y lavapiés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook