17 de agosto de 2019
17.08.2019
Para salvar las restricciones

Benitatxell y Teulada compran agua de la desaladora de Xàbia para salvar las restricciones

Los dos municipios refuerzan su abastecimiento con 1.500 metros cúbicos de caudales desalados y se adelantan a posibles problemas de suministro

17.08.2019 | 00:55
La planta desalinizadora de Xàbia tiene capacidad para abastecer a 185.000 habitantes.

El Poble Nou de Benitatxell y Teulada se han aprovisionado con tiempo de agua potable. Qué luego vienen los sustos. El abastecimiento tiene siempre su punto de incertidumbre. Una avería o una mala previsión en los picos de consumo pueden dar al traste con la temporada turística.
Los alcaldes de Benitatxell y de Teulada, Miquel García y Rosa Vila, y sus concejales de Recursos Hídricos, Jorge Pascual y María José Vidal, han negociado con el munícipe de Xàbia, José Chulvi, y el gerente de la empresa pública de suministro Amjasa, Josep Lluís Henarejos, la compra de caudales de agua desalada. Xàbia tiene el grifo por el mango. Cuenta con una planta desalinizadora dimensionada para abastecer a 185.000 habitantes. Esa instalación es la pieza clave en el puzle del suministro de agua en la Marina Alta.

Ahora el consorcio de aguas de Teulada y Benitatxell se engancha a esa gran fábrica de agua potable. Está comprando al día a Xàbia entre 1.500 y 2.000 metros cúbicos de agua potable desalada. Esos caudales refuerzan el suministro en esos dos pueblos, que ahora están a reventar de turistas. Evitan así que pueda resentirse la calidad y potabilidad de su suministro.

Siempre es un mal trago (y tanto) tener que avisar a los vecinos de que el agua no es apta para el consumo humano. Los pueblos de la Marina Alta tiene experiencia en estas crisis del agua. De hecho, Xàbia se decidió a construir la desaladora (le costó 24 millones) tras los durísimos veranos en los que colocaba depósitos en las calles para que sus vecinos llenaran garrafas de agua potable.

Los munícipes de Teulada y Benitatxell coincidieron ayer en que tenían que «adelantarse» a los posibles problemas de suministro. Precisaron que la desalinizadora de Xàbia está «dimensionada para dar soluciones comarcales».

Incluso se ha llegado a plantear ampliarla para convertirla ya definitivamente en el gran manantial (marino) de la Marina Alta.

«El suministro de agua es primordial y este equipo de gobierno está convencido de que debe primar la cooperación comarcal y la colaboración entre pueblos vecinos. Desde nuestra responsabilidad en el consorcio, seguiremos trabajando para tener ,más recursos y una red más eficiente», recalcó el alcalde poblero Miquel García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook