03 de agosto de 2019
03.08.2019

El caramelo de la basura en Xàbia y Dénia

Los dos pueblos preparan contratos de basura millonarios que suscitarán el interés de los grandes grupos empresariales

03.08.2019 | 04:15

Dénia y Xàbia sacarán a licitación el próximo año su concesión de más envergadura, la de recogida de basura y limpieza viaria (en Xàbia también de playas). Son contratos millonarios. Un caramelo para los grandes grupos empresariales. Lo dijo ayer el técnico del consistorio xabienc Pere Mallol, quien, al tiempo que avanzaba algunas pinceladas sobre el nuevo contrato, apuntó que estas empresas quieren ahora «asentarse en la zona». Otro contrato importante es el de Teulada-Moraira. Pero el actual gobierno local (Compromís, PSPV y Ciudadanos) quiere pararlo y recuperar la municipalización.
Compromís, eso sí, pidió ayer en Xàbia que se excluya a empresas con sede en paraísos fiscales.
El pleno de Xàbia aprobó convocar una consulta preliminar de mercado sobre la recogida de basura y la limpieza viaria y de playas. Esto significa que se da opción a las empresas para que indiquen al ayuntamiento si va por el buen camino. Lleva ya dos años preparando los pliegos del contrato. La concejala de Servicios, Kika Mata, subrayó que los problemas en el actual servicio y contrata son en parte consecuencia de la «desproporción urbanística».
Ya se sabe que en Xàbia no se implantará la recogida puerta a puerta que está funcionando a las mil maravillas (incluso ha aumentado el reciclaje) en otros pueblos. Mata sostuvo que en municipios pequeños esta fórmula es viable, pero no en Xàbia, donde el diseminado es enorme.
Que las empresas digan la suya es imprescindible para conocer, por ejemplo, cómo ha evolucionado la tecnología en estos servicios. El ayuntamiento quiere apostar por vehículos de recogida eléctricos, que generan menos contaminación acústica y mitigan la huella ecológica. Así lo avanzó Pere Mallol. Pero falta saber si el sector ya está así de adelantado.
La edil sí que dejó claro que el contrato ya no puede ser tan largo como el actual. La realidad del reciclaje y de los residuos cambia muy rápido. Diez años son un mundo. La nueva concesión será más corta. Otra novedad es que la nueva empresa deberá baldear a diario las calles con agua y jabón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook