30 de junio de 2019
30.06.2019

Un matrimonio de alcaldes, una toma de contacto y un regreso con siglas distintas

La pareja formada por los munícipes de El Verger y Els Poblets tiene proyectos en común para sus pueblos

29.06.2019 | 20:27
Un matrimonio de alcaldes, una toma de contacto y un regreso con siglas distintas
Vista parcial del pueblo de Quatretondeta.

Los vecinos de Benasau empiezan a conocer a su equipo de gobierno y el primer edil de Quatretondeta, de Compromís, ya lo fue hace 20 años por el PSPV

Unas elecciones municipales y la posterior formación de los gobiernos locales pueden dar lugar a todo tipo de anécdotas y curiosidades. Situaciones que en su mayoría resultan simpáticas y con factores tan diversos como el amor, la despoblación, la militancia política activa, el contexto o el sentido de la responsabilidad. El Verger, Els Poblets, Benasau y Quatretondeta son algunos de los municipios de la provincia donde el proceso electoral ha dejado circunstancias de este tipo, y donde el nuevo mandato comienza las peculiaridades que de ello derivan.

En la Marina Alta se ha producido la que sin duda es la más entrañable de estas situaciones curiosas. El Verger y Els Poblets son localidades vecinas y bien avenidas, cuyos cascos urbanos casi se tocan. Pero desde el pasado día 15 esa unión no es sólo física, ya que sus respectivos alcaldes, Ximo Coll y Carolina Vives, ambos del PSPV, están casados desde hace un año. Su relación era ya de dominio público, puesto que él le pidió matrimonio en la carrera de San Silvestre de El Verger de 2017, en la que ella participaba. Además, explica Vives, «acudimos juntos a todos los actos, representando cada uno a su Ayuntamiento», e incluso, dice, «nos hemos dado cuenta de que a la gente le gusta que estemos juntos en público, porque si no es como si faltara la otra mitad».

Coll entró como edil de la oposición en El Verger en 2007 y entre 2015 y 2017 ya ocupó la alcaldía en virtud de un pacto con Compromís -en este nuevo mandato gobierna en minoría-, mientras que Vives concurrió como número 2 del PSPV en Els Poblets en 2015, pero ahora ha sido la candidata y ha sido alcaldesa por un pacto con la coalición valencianista. Ya han colaborado políticamente; de hecho, señala Coll, «fuimos juntos a Bruselas y conseguimos sacar adelante un proyecto para tener red wifi en los dos pueblos». También buscan ahora subvenciones para otras iniciativas conjuntas, como la creación de un carril bici que conecte el casco urbano de El Verger con la playa de l'Almadrava, o la construcción de un parque fluvial en el río Girona, en el corto tramo entre los dos municipios.

La coordinación de ambas Policías Locales en fechas concretas como las fiestas -algo de lo que ya existe precedente- es otra de las ideas que pretende desarrollar en los próximos años esta pareja de alcaldes socialistas, que se casó justo un día después de la moción de censura que hizo presidente del Gobierno a Pedro Sánchez. «Creemos que unidos podemos hacer más fuerza» ante otras administraciones, asegura Vives. «Estamos más hermanados que nunca», añade Coll, refiriéndose a los dos municipios, «y tal vez hayamos logrado algunos votos gracias a dar esa imagen de unión», también en los personal. Al respecto, la primera edil de Els Poblets agrega que «somos muy afectuosos, no tenemos problema en darnos muestras de cariño en público, y esa imagen de gente corriente y cercana que está aquí para mejorar sus pueblos también nos puede haber ayudado».

Aterrizando en un sitio nuevo


Mientras tanto, el nuevo equipo de gobierno de Benasau va tomando contacto con un pueblo que hasta ahora les ha sido ajeno a todos sus miembros. Nadie de la localidad presentó candidatura en este municipio de El Comtat con 156 vecinos repartidos en dos núcleos, el propio Benasau y Ares del Bosc. La candidatura del PP, encabezada por el coordinador provinciall del partido, Raúl Dalmau, ha logrado cuatro de los cinco ediles de la corporación. El nuevo alcalde es de Teulada, donde hasta este 15 de junio ha gestionado áreas como Obras, Contratación, Presidencia y Comunicación; ahora está al frente de un Ayuntamiento con presupuesto global de 105.000 euros.

Dalmau admite que el reto de gobernar Benasau «es un poco una aventura» porque parten de prácticamente no conocer el municipio, aunque al mismo tiempo se muestra optimista y confía en que su bagaje como cargo público y orgánico le sirva para afrontar su nueva responsabilidad. «Se trata de aportar nuestra experiencia y nuestros conocimientos, colaborando con los vecinos». De momento está acudiendo al Ayuntamiento dos veces por semana, «poniéndome al día con los temas que hay ahora sobre la mesa» como la adjudicación de la piscina municipal, algo muy importante para localidades que, como Benasau, multiplica su población en época estival. La sensación hasta ahora es muy buena; «los vecinos me quieren conocer», comenta. De hecho, este periódico ha sido testigo de cómo algunos de ellos lo han abordado con amabilidad y curiosidad, pidiéndole que desarrolle una buena gestión y deseándole suerte.

«Para gestionar un municipio da igual de dónde seas, lo que importa es el compromiso», asegura. Es más, cree que el hecho de ser todos de fuera «puede ser una ventaja», porque es más difícil que surjan suspicacias acerca de «si se beneficia más a unos u otros». Su intención es hacer reuniones con los vecinos cada dos meses y tomar en consieración sus demandas, ya que «en un pueblo de este tamaño, la participación pública es más fácil», y señala algunas cuestiones prioritarias, como acondicionar la acera que permite ir a pie de Benasau a Ares o intentar facilitar los desplazamientos sanitarios urgentes, de la mano de pueblos cercanos.

Volver para animar a los jóvenes

En Quatretondeta, muy cerca de Benasau, ha habido cambio en la alcaldía, pero decir que el alcalde, Francisco Picazo, es nuevo resulta algo inexacto, porque ya lo fue hace 20 años, entre 1999 y 2003; además, fue concejal dos mandatos más, antes y después del citado. Pero no lo hizo bajo las siglas de Compromís, como ahora, o del Bloc de la época, sino por el PSPV. Él lo explica porque «nunca he sido militante socialista; yo concurría como independiente». En cambio, ahora sí es afiliado de la coalición valencianista, por la que fue edil entre 2007 y 2015 precisamente en Benasau, a donde está también vinculado. «Mi ideología siempre ha sido nacionalista de izquierdas», resume.

Con 74 años, su idea inicial no era regresar a la batalla diaria que implica llevar las riendas de un municipio de 121 habitantes. «Lo que me interesaba es que se presentara gente joven», señala. Lo logró, pero a medias, porque las dos personas que le acompañaban en la lista eran más jóvenes -una de ellas, su hija-, pero la acabó encabezando él. Confía en poder dar el relevo a alguno de ellos a lo largo del mandato. Por el momento, se muestra satisfecho de haber ganado las elecciones cuando «las siglas no ayudaban, por el problema de la xylella» y la «absurda» política de arranque de almendros. En todo caso, «quienes me han elegido son los vecinos, y a ellos me debo, no a ningún partido».

Afronta esta nueva etapa política «con las mismas ganas de trabajar» que en la época anterior, aunque con el reto de la acuciante despoblación. «Es un desafío», afirma, sobre el que «no se puede hablar desde un despacho, sino viniendo a los pueblos y viendo lo que pasa, y dando soluciones». Entre otras, recalca, «buscar la rentabilidad social por encima de la económica», haciendo que «sea atractivo» vivir en lugares como Quatretondeta. Y el Ayuntamiento, por su parte, «haciendo aquello que diga el pueblo».


Las claves

EL VERGER / ELS POBLETS
Localidades tan unidas 
como sus alcaldes
- El alcalde de El Verger y la alcaldesa de Els Poblets, ambos del PSPV, se casaron en junio de 2018 y ahora han alcanzado la alcaldía de sus respectivos municipios. Las localidades están prácticamente conurbadas, lo que hace que hace muy oportuno el desarrollo de proyectos conjuntos entre los dos ayuntamientos, como un carril bici o un parque fluvial junto al río Girona.

BENASAU
Equipo de gobierno formado
por personas de fuera
- El PP ha logrado una holgada victoria en Benasau con una candidatura formada por personas que hasta ahora no estaban vinculadas al municipio. El alcalde, que hasta ahora ha sido edil en Teulada, se muestra en todo caso optimista ante este reto. Cuenta con el respaldo de los vecinos, que en su mayoría han acogido bien la situación y creen que puede ser positiva para el pueblo. 

QUATRETONDETA
Un alcalde de Compromís que
ya lo fue en 1999 por el PSPV
- El nuevo alcalde de Quatretondeta no lo es en realidad, dado que ya gobernó entre 1999 y 2003 y fue edil ocho años más, pero no por Compromís, partido en el que milita ahora, sino por el PSPV, con el que concurrió como independiente. Su intención, en principio, es ceder la alcaldía a lo largo del mandato a alguno de sus dos compañeros de lista, más jóvenes que él.


Expectación por el nuevo gobierno en Benasau


A los vecinos de Benasau y Ares del Bosc no parece incomodarles que su nuevo equipo de gobierno esté formado por personas de fuera del municipio, sino todo lo contrario. «Prefiero que sea así a que la cosa esté mal parada. Creo que hacía falta algo así», señala Francisco Ferrero. Al anterior gobierno, una candidatura independiente, «no le hacían caso fuera», añade. Su esposa, Loli Grau, da buenos deseos al alcalde, pero pide «que haya actividades, sobre todo para las mujeres». Por su parte, Josep Oltra y Manolo Calvo, de Ares, creen que la experiencia «puede ser interesante y quizá sean más objetivos que alguien de aquí». Ambos, eso sí, apelan a «que lo que se haga, sea mirando el entorno que tenemos, no haciendo cosas raras (sic) como urbanizaciones».
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook