09 de julio de 2018
09.07.2018
Dénia

Ocho meses de cárcel por amenazar y llamar «maricones de mierda» a sus vecinos en Dénia

La Policía Nacional detiene a un hombre de 42 años por un delito de odio tras presenciar cómo llamaba «maricones de mierda» a la pareja y escuchar que les iba a cortar el cuello en cuanto quedara libre

09.07.2018 | 12:04
Ocho meses de cárcel por amenazar y llamar «maricones de mierda» a sus vecinos en Dénia

El juzgado acuerda un alejamiento de 500 metros de las víctimas.

Un hombre de 42 años ha sido detenido por la Policía Nacional en Dénia por amenazar de muerte a sus vecinos por el hecho de ser homosexuales y llamarles «maricones de mierda», entre otros insultos. Tras ser puesto a disposición judicial la semana pasada como presunto autor de un delito de odio fue condenado en un juicio rápido a ocho meses de cárcel por amenazas y a cumplir una orden de alejamiento de 500 metros de la pareja, según fuentes policiales.

Los insultos y amenazas a la pareja homosexual se han prolongado durante varios meses. El enfrentamiento se originó tras quejarse la pareja de los ladridos del perro del detenido. La madrugada del pasado 4 de julio las víctimas decidieron llamar a la Policía porque entendían que la situación era insostenible. Según los denunciantes, había sido insultados y amenazados e incluso les cortó la conexión a internet por la animadversión hacia ellos.

Al llegar la Policía al lugar el detenido se asomó al balcón y comenzó a proferir nuevos insultos a sus vecinos: «Maricones de mierda, os váis a enterar; me da igual que llaméis a la Policía».

Los agentes se entrevistaron con la pareja y les contaron que sentían miedo de su vecino, «quien enfilaba todos los insultos y amenazas en torno a la orientación sexual de la pareja», según informó ayer la Comisaría Provincial de Alicante en un comunicado.

Además del relato de las víctimas sobre el ataque homófobo, los propios policías que acudieron al lugar fueron testigos de nuevos insultos y amenazas de muerte, por lo que le detuvieron por un delito de odio.

Durante el traslado a la Comisaría, el detenido, a quien la Policía le intervino un arma blanca, siguió profiriendo insultos homófobos y dijo que en cuento quedara en libertad les iba a cortar el cuello.

Desde la Comisaría de Denia se puso en marcha el protocolo de actuación ante este tipo de delitos, dando una protección inmediata a las víctimas, informándoles de sus derechos y de las medidas que podrían tomar hacia el presunto autor del delito, motivo que llevó a la pareja a solicitar una orden de protección en las dependencias de la Policía Nacional en Denia.

La Dirección General de la Policía ha puesto en marcha la figura del interlocutor social para facilitar el contacto y apoyo policial a los colectivos más vulnerables y con mayor posibilidad de poder convertirse en víctimas por motivos discriminatorios.

Precisamente, esta semana se celebrará en la Universidad de Alicante un curso organizado junto con la Policía Nacional sobre delitos de odio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine