17 de mayo de 2011
17.05.2011

Varias de las 900 fincas de Calp que no pagan impuestos son urbanizaciones

Un informe advierte de la falta de control en las licencias y de la sangría en ingresos al no recaudar IBI, basura o agua

17.05.2011 | 02:00
Imagen de Calp tomada desde la Serra d´Oltà.

Que el urbanismo de Calp tiene un punto de caótico no es ningún misterio. Pero la cosa pinta peor. Un informe elaborado por la mercantil EPPI SS Soluciones, S. L., sobre la situación del catastro en el municipio revela que hay urbanizaciones que siguen declaradas como solares sin construir. Y no se trata de un caso ni de dos. El informe muestra dos fotografías, una que corresponde al parcelario catastral, en el que el solar está libre de construcción, y otra -una ortofotografía actual- en la que se ve una urbanización de adosados. "No es un caso aislado", se indica en este estudio que revela, como ya avanzó este diario, que en Calp hay 885 fincas construidas que no figuran en el catastro y que, por tanto, no pagan impuestos. A las urbanizaciones o a los grupos de construcciones en una misma parcela se les da el tratamiento de finca. Así pues, el número de viviendas "fantasma" puede subir a varios miles.
Este informe encargado por el ayuntamiento tiene fecha de julio de 2010, aunque no se ha hecho público hasta ahora. El PSPV ha acusado al alcalde, Joaquim Tur, del Bloc, de ocultarlo y de reclamar una revisión de los valores catastrales en lugar de dar prioridad a incorporar todas esas fincas al catastro y sacarlas del limbo tributario en el que se hallan desde hace años.
El informe también detalla que existen parcelas que son calles y manzanas ficticias, y que hay "gran cantidad de elementos catastrales no declarados como piscinas y otras construcciones" menores.
La primera conclusión de este estudio alude a la "evidente pérdida de control del municipio a la hora de aprobar o desestimar las licencias" de obra, de actividad, los vados, la ocupación de la vía pública o los permisos de primera ocupación. Además, Calp sufre una sangría de ingresos que no sólo afecta al más evidente, al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Estas fincas tampoco pagan impuesto de basura, ni de actividades económicas, ni vados, ni agua. La ley permite cobrar con efecto retroactivo sólo los cuatro años anteriores a la regulación de estas viviendas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine