10 de febrero de 2011
10.02.2011
Dénia

Los desequilibrados del Golf gris plateado ya actúan en Alicante

La Guardia Civil investiga el caso de una pareja que apedrea y golpea a ciclistas desde su coche

10.02.2011 | 01:00
Los desequilibrados del Golf gris plateado ya actúan en Alicante

La última víctima se llama Bernardo Martínez, tiene 63 años, es presidente de la peña ciclista Els Falcons, de Valencia, y fue agredido el pasado 1 de febrero desde el mismo vehículo que han denunciado diez ciclistas más. Le apedrearon desde el coche cuando circulaba desde Cullera hacia Valencia, nada más pasar el Perellonet, sobre las 12 horas. Y no es la única víctima que ayer denunció su caso a Información. Un joven fue agredido en Dénia desde el mismo Golf gris plata -modelo fabricado hace unos ocho años- y con las luces traseras "tuneadas". Sin embargo, en esta ocasión, los agresores utilizaron una barra flexible para atacar al ciclista. El joven tuvo que ser atendido en el centro de salud ya que a las heridas ocasionadas en la espalda por al barra flexible se sumaron las del golpe que provocó su caída contra el asfalto.
Con estos dos casos ya son doce los ciclistas agredidos -dos con barra flexible y diez apedreados- por un mismo vehículo desde hace cuatro meses por distintas carreteras de la Comunidad Valenciana, aunque la del Saler se lleva la palma. Por ese motivo, la Guardia Civil ha intensificado los controles en esta vía y ayer ciclistas aficionados aseguraban haber visto a siete coches de la Guardia Civil, a seis motos del mismo cuerpo y a un coche de la Policía Nacional, mientras entrenaban. Es más, los mismos agentes indicaron a los ciclistas que mantuvieran "los ojos bien abiertos" y que, ante cualquier incidencia, llamaran al 112.
Como el resto de víctimas, Bernardo Martínez no se imaginó ni por un momento que la piedra que le habían lanzado fuera una agresión directa. Es más, supuso que el coche, por error, le había golpeado con el espejo retrovisor. "Noté un fuerte golpe y vi el coche pasar. Por eso pensé que me habían dado con el espejo retrovisor por circular demasiado cerca de mí", relata este ciclista aficionado. Tan solo al ver las diferentes agresiones y denuncias publicadas por el diario valenciano, Bernardo Martínez se percató de que él era una víctima más.
Y es que el vecino de Alfafar que presentó al primera denuncia, Miguel Micó, alertó de la presencia de los "cazaciclistas" por las carreteras valencianas, y desde entonces, no han cesado de aparecer nuevos casos.
Las consecuencias de la agresión a Bernardo Martínez saltan a simple vista. "Tengo un hematoma enorme y mañana -por hoy- iré sin falta al médico porque tengo un bulto con mal aspecto", relata la que es la víctima de mayor edad hasta ahora. Los afectados piden la colaboración vecinal y policial para "cazar" a los agresores "cuanto antes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook