20 de junio de 2020
20.06.2020
Información
ÚLTIMA HORA
La Fiscalía recurre al Supremo la absolución de las basuras de Orihuela
Crisis del coronavirus

Reino Unido avanza hacia la 'nueva normalidad' para reactivar su economía

El país levantará restricciones a partir del 4 de julio con distanciamiento social de 2 metros

20.06.2020 | 22:34
Ciudadanos pasean por Londres.

El Gobierno británico anunciará la próxima semana la relajación de más restricciones a partir del próximo 4 de julio, entre ellas la reapertura de pubs y previsiblemente la norma de distanciamiento de 2 metros, a fin de reavivar la economía.

La rebaja de la alerta por el COVID-19 en el país -del nivel 4 al 3- ha alentado al primer ministro, Boris Johnson, a acelerar la retirada algunas de las reglas impuestas para evitar la propagación de la enfermedad.

El nuevo nivel de amenaza del Reino Unido, que contabiliza ya 42.589 muertos por coronavirus -128 más en las últimas 24 horas, según datos difundidos hoy-, implica que éste sigue circulando pero el riesgo de contagio no es tan alto ni aumenta de manera exponencial.

El país reabrió esta semana los comercios de bienes no esenciales y se espera que locales como pubs, restaurantes y cafeterías reanuden sus negocios para el 4 de julio, siempre que cumplan con las medidas.

Distancia de 2 metros

Se prevé que Johnson acorte los 2 metros de distanciamiento social en Inglaterra, directriz que se revisa en la actualidad, bajo el argumento de que hay "margen de maniobra" frente a la caída en los casos de COVID-19, según Johnson.

Escocia, Gales e Irlanda del Norte no han anunciado sus intenciones, pero la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, ha avanzado que estudiará las nuevas evidencias científicas.

En declaraciones a la emisora británica Radio 4 BBC el ministro de Cultura, Oliver Dowden, adelantó este sábado que la revisión de esa regla "concluirá en breve en los próximos días", mientras el titular de Economía, Rishi Sunak, insinuó que esa normativa se modificará.

El líder tory afronta crecientes presiones por parte de miembros de su partido y líderes industriales para cambiar esa pauta por su potencial impacto negativo en varios sectores, como el hostelero.

Según estimaciones de esa industria, si aún se aplica, locales como restaurantes generarán solo alrededor del 30 % de sus ingresos habituales, mientras que si se acorta se podrían elevar al 60-75 %.

Nueva normalidad

El borrador de un documento del gobierno con pautas que regirán el funcionamiento de esos locales -que deberá ser sometido a consulta-, y al que ha tenido acceso The Times, estipula que habrá un límite en el número de personas que entran en los pubs, que tendrán marcadores en los suelos para asegurar la distancia social.

Se pedirá a los clientes que pidan sus bebidas mediante aplicaciones y se servirán los pedidos en las mesas; además de tener que limpiar encimeras, pomos de las puertas y máquinas expendedoras al menos cada hora y controlar el aforo en los jardines.

Los restaurantes deberán implementar límites en el número de clientes, se promoverán las reservas por anticipado y se repartirán menús desechables.

En los hoteles se instará a usar escaleras, en lugar de ascensores, y los pedidos mediante servicios de habitaciones se dejarán en las puertas de las habitaciones.

Incluye instrucciones para gimnasios y spas, donde se contabilizará el número de usuarios, mientras que en las piscinas se usarán sistemas de reserva para evitar que haya demasiadas personas a la vez.

El texto sugiere que las filas de clientes en el exterior de los locales deberán organizarse al lado de bolardos o farolas a fin de proteger a las personas de posibles "vehículos potencialmente hostiles", en alusión a posibles atentados terroristas.

El llamado Organismo Comercial Hostelero británico admitió hoy que esas pautas contienen "un grado de flexibilidad" para que los diferentes negocios prosigan con sus planes "de manera segura".

Confinamiento

Los últimos indicadores económicos nacionales, que respondieron con retrocesos y contracciones al parón económico por el cierre de tiendas, bares, restaurantes y fábricas, han contribuido a esa acuciante presión sobre el "premier" para que retire medidas.

Según datos oficiales, el déficit durante abril y mayo se estimó en 103.700 millones de libras, 87.000 millones de libras más que en 2019, una cifra récord.

También el producto interior bruto (PIB) sufrió una contracción del 20,4% en abril con otro dato mensual récord de caída debido a la crisis, mientras que el número de asalariados con empleo fijo bajó en 612.000 personas en los tres meses hasta finales de mayo, manteniendo la tasa de desempleo en el 3,9 %.

Los expertos alertan de que habrá que esperar a julio para conocer el impacto del confinamiento en el mercado laboral, donde casi 9 millones de personas se vieron suspendidas de empleo.

Sobre otros indicadores, el índice de precios de consumo (IPC) se situó en el 0,5 % en mayo frente al 0,8 % del mes anterior, el nivel más bajo desde junio de 2016; y la deuda acumulada llegó a 1,95 billones de libras (2,16 billones de euros), el 100,9% del PIB, el porcentaje más alto desde 1963, según la ONS.

En sus últimas proyecciones, el Fondo Monetario Internacional (FMI) contempla un derrumbe económico generalizado y, en el caso de este país, prevé que el PIB británico caerá un 6,5 %.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído