21 de febrero de 2020
21.02.2020
Investigación

Cierra la tienda de lujo investigada en la trama de blanqueo que salpica al primer ministro búlgaro

La trama vigilada por los Mossos inyectó 2,3 millones en el local durante los últimos seis años

21.02.2020 | 23:21
La tienda investigada en la trama de blanqueo.

Las investigaciones de los Mossos sobre la trama de blanqueo internacional en Barcelona señalan dos empresas sospechosas de haber participado en el lavado de dinero: la dueña del chalet de Esplugues donde ha estado empadronada la exmodelo Borislava Yovcheva y la de la tienda de ropa de lujo situada en el paseo de Gràcia en la que, según los informes policiales, la mujer ejercía labores de "dirección y control".

Este viernes, coincidiendo con la publicación en El Periódico de Catalunya de las investigaciones, la tienda, una franquicia de Ermanno Scervino, echó el cierre de forma sorpresiva e inopinada. Una empleada del establecimento lo confirmó así por teléfono: "Ayer estaba abierta, hoy está cerrada". Un camión de mudanzas acudió a media tarde al local y varios empleados estuvieron cargando algo de ropa y otros objetos, según pudo comprobar este diario.

Trabajadores de otros establecimientos vecinos confirmaron a este diario que el cierre de la tienda se produjo entre el jueves y el viernes, cuando ya era visible el cartel de una agencia inmobiliaria en el que se anuncia que el local, de 140 metros cuadrados, está disponible.

El chalet

La empresa que era dueña de la tienda de lujo, EMA BGS SL, es una de las investigadas en la trama. Su domicilio social está en el chalet donde ha vivido la familia de Yovcheva. Los informes de los Mossos recogen que se constituyó en el 2014. La exmodelo a la que la denuncia vincula con el primer ministro de Bulgaria fue socia tras aportar 1.500 euros, lo mismo que su padre.

Poco después, una empresa llamada Palms Enterprises, ubicada en el paraíso fiscal de Chipre, inyectó 1.750.000 euros. Esa misma firma, cuyo representante es un matrimonio búlgaro, había pagado antes los 600.000 euros del traspaso para adquirir el local de Barcelona. Los Mossos afirman que "no se puede acreditar el origen" de los 2.300.000 euros invertidos en esa tienda durante los últimos seis años. Añaden que la tienda generaba cuantiosas pérdidas y estaba en una situación casi de quiebra.

El Periódico intentó recabar la información de la firma italiana dueña de la marca y envió un cuestionario via 'e-mail', sin obtener respuesta. En la red, bastaba este viernes con escribir el nombre de la tienda de Barcelona para obtener un resultado nuevo: "Cerrado permanentemente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído