31 de enero de 2020
31.01.2020
Defensa

EEUU reintroduce el uso de minas antipersona en sus fuerzas armadas

Trump revoca la prohibición que Obama fijó en 2014 al considerar que están "en grave desventaja"

31.01.2020 | 22:56
Las minas antipersona han recibido numerosas condenas internacionales.

Las fuerzas armadas de EEUU volverán a emplear minas antipersona, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, cancelara este viernes la política de prohibir su uso, establecida en 2014 por la Administración de Barack Obama (2009-2017).

"Como parte del compromiso inalterable del presidente Donald Trump de asegurar que nuestras fuerzas armadas son capaces de defenderse contra todas las amenazas, el presidente ha cancelado la política de la Administración de Obama de prohibir a las fuerzas militares de EEUU el empleo de minas terrestres antipersonales fuera de la península de Corea", informó la Casa Blanca en un comunicado.

Esta medida supone una revocación de la decisión tomada en 2014 por el Gobierno de Obama que anunció su intención de adherirse a la Convención de Ottawa, el tratado internacional que prohíbe el uso de este armamento y vetó la producción y adquisición de minas antipersona, además de restringir su uso únicamente a la península de Corea.

Según la Casa Blanca, el Departamento de Defensa ha considerado que "las restricciones impuestas a las fuerzas estadounidenses por la política de la Administración de Obama podría ponerlas en una grave desventaja durante un conflicto" contra cualquier adversario.

Las minas antipersonales -unos pequeños explosivos que se colocan bajo tierra y que se detonan cuando se camina sobre ellos- han recibido numerosas condenas internacionales en las últimas tres décadas.

De acuerdo al diario 'The New York Times', a partir de ahora los comandantes sobre el terreno podrán decidir a su discreción sobre el uso de este tipo de armas y no el secretario de Defensa, como venía siendo hasta ahora.

El comunicado de la Casa Blanca precisa que "esta política autorizará a los comandantes en combate, en circunstancias excepcionales, emplear minas antipersona sofisticadas y no permanentes (es decir que se autodestruyen) específicamente diseñadas para reducir un daño no intencionado a los civiles y las fuerzas aliadas".

El Gobierno explicó que esta acción y otra serie de acciones de la Administración Trump se han llevado a cabo para dar a los militares la "flexibilidad y capacidad necesaria para ganar". En este sentido, agregó: "El presidente está reconstruyendo nuestra fuerza militar que es más fuerte que nunca. El presidente continuará apoyando y equipando a las tropas para que permanezcan siempre como la mayor fuerza de combate en el mundo", concluía el escrito difundido hoy por la Administración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook