21 de abril de 2007
21.04.2007
RENOVACIÓN EN EL ELÍSEO

La imagen centra la recta final de las elecciones presidenciales de Francia

Las encuestas dan como favoritos para la segunda vuelta, por este orden, a Sarkozy, Royal, Bayrou y Le Pen

21.04.2007 | 02:00
El conservador Sarkozy se fotografió ayer a caballo rodeado de toros

L

a campaña para la primera ronda de las elecciones presidenciales francesas del domingo se cerró ayer con imágenes del conservador Nicolas Sarkozy en un caballo blanco, la socialista Ségolène Royal en una calle comercial y el centrista François Bayrou en Verdun.


A lomos de un corcel blanco y en medio de una manada de toros bravos de la Camargue (sureste de Francia);, Sarkozy echó ayer el cierre a esta primera parte de la campaña electoral. Ataviado con un pantalón vaquero y una camisa de cuadros rojos, y rodeado de fotógrafos, el presidente de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP); y ex ministro de Interior galopó con aire relajado entre los toros de una ganadería cercana a la localidad mediterránea de Saintes-Maries-de-la-Mer.


En ese contexto, Sarkozy hizo confidencias sobre la campaña: «La he amado apasionadamente y la he hecho intensamente; es necesariamente muy exigente, pero no me siento agotado (...); Tengo aún cosas que decir».


Sarkozy, que hoy pasará la jornada en familia, lanzó un último mensaje al electorado: «Escoged libremente, pensad libremente y vuestra elección, de todos modos, será buena, puesto que será una elección democrática».


Prácticamente a la misma hora, Royal se paseaba, rodeada de una nube de periodistas, por la calle Montorgueil de París, en compañía del alcalde de la capital, el socialista Bertrand Delanoñ.


Royal se dejó ver por esa calle peatonal y repleta de pequeños comerciantes al día siguiente de visitar por sorpresa un supermercado en París y fotografiarse junto a una cajera para denunciar la existencia actual de un «proletariado» femenino.


En Montorgueil, Royal probó unas fresas, se tomó un vino en la terraza de un café, dio apretones de manos, charló con los comerciantes y recibió de regalo un ramo de rosas rojas. Allí Royal lanzó un llamamiento al voto útil de la izquierda en favor de su candidatura para generar una «dinámica».


La candidata socialista, que participó en una merienda campestre a última hora de la tarde en un parque de Poitiers (oeste);, su feudo electoral, cerró anoche su campaña con un mensaje en internet.


El centrista Bayrou optó por despedir la campaña con una visita al memorial de Verdun, donde se desarrolló una de las batallas más emblemáticas de la Primera Guerra Mundial y donde sendos monumentos rinden tributo a soldados judíos y musulmanes caídos por Francia.


Y es que, ante un escrutinio tan incierto como el que se perfila para el próximo domingo, con cuatro candidatos susceptibles de poder superar la primera criba y un elevado porcentaje de indecisos, cualquier gesto o imagen adquiere una gran importancia.


Invariablemente, las encuestas de las últimas semanas sitúan a Sarkozy como favorito en intención de voto, seguido de Royal, Bayrou y el ultraderechista Jean-Marie Le Pen, pero las horquillas son amplias y las diferencias entre unos y otros a veces se aproximan.


Sarkozy oscila entre un 27% y un 30% en intención de voto, Royal entre un 22,5% y un 26%, Bayrou entre un 15% y un 20%, y Le Pen entre un 13% y un 16%.


El suspense en cuanto al orden de llegada de este cuarteto es, por tanto, total a un día de la cita con las urnas, a las que están llamados un número récord de 44,5 millones de electores.


Sólo los dos más votados se podrán batir en segunda ronda el próximo 6 de mayo por el Elíseo para suceder a Jacques Chirac, de 74 años, y convertirse así en el sexto jefe de Estado de la V República.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook