28 de agosto de 2019
28.08.2019
Terrorismo

Encuentran un zulo con explosivos en Francia que podría ser de ETA

Fuentes oficiales hablan de 120 detonadores, cientos de proyectiles y varios kilos de explosivos

28.08.2019 | 21:00

La Justicia francesa abrió este miércoles una investigación tras el descubrimiento de un zulo con material explosivo que la policía sospecha que pertenece a la banda terrorista ETA y donde, según fuentes de la lucha antiterrorista, había 120 detonadores, cientos de proyectiles y varios kilos de explosivos e iniciadores.

El zulo fue localizado por un paseante en el departamento de Yonne, al sur de París, y la Fiscalía Nacional Antiterrorista ha abierto una investigación por asociación de malhechores con fines terroristas, según han informado a Efe fuentes judiciales.

Las pesquisas han sido confiadas a la Subdirección Antiterrorista de la policía francesa (SDAT), añadieron estas fuentes, sin detallar el tipo ni la cantidad de explosivos hallados.

Otras fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por Efe han precisado que en el zulo había 120 detonadores, cientos de proyectiles, varios kilos de explosivos e iniciadores, y que ha sido descubierto por senderistas bajo un montón de piedras.

Asimismo, había varios bidones, alguno de los cuales estaban vacíos, según las fuentes, que han aclarado que todas las hipótesis apuntan a que se trata de un antiguo zulo de la banda terrorista.

También el canal "France 3" apuntó que a priori se trata de un escondite antiguo, en el que había "inscripciones en euskera".

La emisora "France Info" añadió que el zulo fue detectado el martes en el bosque de Marmeaux y contenía explosivos, cartuchos y detonadores.

La banda dio por finalizado su desarme al comunicar el 8 de abril de 2017 a las autoridades francesas una lista de zulos en los Pirineos Atlánticos, departamento del que forma parte el País Vasco francés, y el más utilizado por la organización terrorista en su historia para esconder sus armas.

La disolución de ETA se oficializó el 3 de mayo de 2018, después de sesenta años de terrorismo y más de 850 asesinatos.

La gendarmería francesa se ha hecho cargo de las indagaciones en torno a este escondite de Marmeaux, al noreste de Dijon.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook