21 de agosto de 2019
21.08.2019
Brexit

Merkel y Johnson confían en el acuerdo pero mantienen posturas encontradas

Las diferencias giran en torno a la salvaguarda para Irlanda, que el británico considera inaceptable

21.08.2019 | 20:19
Merkel y Johnson, tras la declaración conjunta.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Boris Johnson, mantuvieron hoy sus posiciones encontradas con respecto al "brexit", pero manifestaron que creen que al final puede llegarse a un acuerdo.

Las diferencias giran ante todo en torno a la salvaguarda para Irlanda, que obligaría al Reino Unido a seguir formando parte de la unión aduanera mientras no se definiesen las futuras relaciones con la Unión Europea tras el "brexit".

"La salvaguarda es la expresión de un problema no resuelto. En el momento en que se resuelva el problema ésta no será necesaria", dijo Merkel en una comparecencia conjunta ante la prensa durante la visita de Johnson a Berlín.

"Se trata de definir la futuras relaciones entre la UE y el Reino Unido y entre Irlanda e Irlanda del Norte. Es algo que podemos tardar dos años en resolver, pero que también podemos resolver en treinta días", agregó.

Johnson, por su parte, subrayó que el Reino Unido quiere una salida negociada, pero agregó que el acuerdo no puede mantenerse tal como está y subrayó que la salvaguarda no es aceptable.

"La salvaguarda tiene que desaparecer, si eso es posible, entonces tendremos avances", dijo el primer ministro británico.

Pese a las posiciones encontradas, Johnson se mostró optimista en que al final se llegue a una solución y recordó que muchas veces las negociaciones en Europa parecen sin salida y al final se encuentra un compromiso.

"He seguido muchas negociaciones europeas en mi vida. Muchas veces todo apunta a una situación sin salida y al final, en el último tramo, aparece una solución. Es como en las carreras de caballos", aseguró.

Merkel recordó también que las negociaciones con el Reino Unido corren por cuenta de la Comisión Europea y subrayó que el tema clave, el de las relaciones entre Irlanda e Irlanda del Norte, es algo para lo que la parte británica tiene que presentar propuestas.

"No creo que sea una tarea central de la canciller alemana hacer propuestas para las relaciones entre Irlanda e Irlanda del Norte. Sobre ese tema tenemos que oír las propuestas británicas", dijo la canciller.

Merkel reiteró que celebraría un "brexit" con acuerdo, pero a la vez subrayó que Alemania y la UE tienen que estar preparadas para la eventualidad de una salida abrupta.

Por otra parte, Johnson aseguró que Londres respetará los derechos de los ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido.

Al comienzo de la comparecencia, Johnson intentó relajar el ambiente y empezó hablado de muchos ámbitos en los que Alemania y el Reino Unido trabajan exitosamente -desde la seguridad hasta la biodiversidad- y subrayó que todo ello formaba parte de la agenda de su visita para luego mencionar el "brexit" como si fuera un asunto menor.

"Naturalmente también tendremos que hablar de esa pequeñez que es el 'brexit'", dijo.

Después, como era de esperar, la mayor parte de la comparecencia giró en torno a esa "pequeñez", sobre la que Merkel y Johnson insistieron en sus posiciones ya conocidas, antes de una cena de trabajo.

"Hay dos hechos: el Reino Unido quiere salir de la UE, y el acuerdo del Viernes Santo (que puso fin al conflicto en Irlanda del Norte) tiene que mantenerse con vida. Tenemos que compaginar las dos cosas", dijo Merkel.

"También tenemos que mantener la integridad del mercado único", agregó.

Johnson, por su parte, insistió en que es posible resolver la situación con "soluciones imaginativas", aunque no entró en detalles sobre las mismas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook