01 de julio de 2019
01.07.2019
Migración

La capitana del Sea Watch sigue arrestada al aplazar su decisión el juez

Rackete fue detenida tras atracar sin autorización en Lampedusa con 40 migrantes a bordo

01.07.2019 | 19:35
La capitana del barco del Sea Watch, Carola Rackete.

La capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch, Carola Rackete, detenida por llevar sin permiso a puerto italiano a migrantes, continuará este lunes bajo arresto domiciliario pues, tras ser interrogada, el juez de Agrigento (Sicilia) pospuso a mañana su decisión.

Rackete podría quedar mañana en libertad, ya que el fiscal adjunto de Agrigento, Salvatore Vella, pidió al juez como medida cautelar alternativa al arresto la prohibición de permanecer en la provincia de Agrigento, a la que pertenece Lampedusa.

Sea Watch informó de la decisión del juez sobre la convalidación del arresto de Rackete, que fue detenida el pasado sábado tras atracar sin autorización en el puerto de Lampedusa para hacer desembarcar a los 40 migrantes a los que tuvo a bordo durante 16 días.

La marino alemana, de 31 años, fue puesta en arresto domiciliario en Lampedusa y está acusada de resistencia o violencia contra nave de guerra, así como también por intento de naufragio al haber chocado contra una patrulla de la Guardia de Finanzas italiana durante la operación de atraque.

La ONG informó de que el interrogatorio duró cerca de tres horas, con una pausa.

Rackete partió este lunes por la mañana desde Lampedusa hacia el tribunal de Agrigento en una lancha de la Guardia de Finanza (la policía de finanzas y de fronteras italiana) para someterse al interrogatorio ordenado por el fiscal jefe Luigi Patronaggio, que comenzó a las 15.30, hora local (13.30 GMT).

Patronaggio en una breve rueda de prensa tras el interrogatorio afirmó que su acusación se basa en que "la capitana no actuó en estado de necesidad" por la situación de los migrantes a bordo y por tanto" no estaba obligada a entrar en el puerto violando la orden de detenerse de la Guardia de Finanzas".

Señaló que la capitana ha "colaborado" y que respecto a la lancha de la Guardia de Finanzas nunca fue su intención chocar con ella y creía que se estaba moviendo para dejarle espacio.

Sin embargo, el fiscal jefe de Afrigento afirmó que para la acusación fue "voluntario".

Según el fiscal, Rackete explicó durante el interrogatorio que tomó la decisión "sola" y que estaba esperando el acuerdo político, pero no llegaba y al recibir el último parte medico en el que se le decía que la situación era insostenible decidió entrar.

La fiscalía argumentó que de la documentación que tienen y de la posterior visita médica a los migrantes "las condiciones parecían buenas".

Mientras se producía el interrogatorio, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, a quien se debe la prohibición de que los barcos humanitarios lleguen a los puertos del país, pidió "penas severas para quien ha atentado contra la vida de militares italianos y ha ignorado repetidamente las leyes".

"De los otros países me espero silencio y respeto. En cualquier caso estamos listos para expulsar a la rica y criminal alemana", añadió en una nota enviada a los medios.

Salvini se refería a las declaraciones de miembros de los gobiernos de Alemania, Francia y Luxemburgo que han criticado a Italia por querer "criminalizar el salvamento en el mar".




"Desde nuestro punto de vista, tras el procedimiento legal debido, solo puede producirse la liberación de Carola Rackete. Eso es lo que le volveré a dejar claro a Italia", declaró en su cuenta de Twitter el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas.

Por otra parte, la fiscalía de Agrigento precisó que a la capitana también se le está investigando por el delito de favorecer la inmigración ilegal y respecto a este caso será interrogada el próximo 9 de julio.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook