14 de mayo de 2019
14.05.2019
Ministerio del Interior

Salvini, el ministro italiano que no pisa el ministerio

El líder de la Liga ha pasado sólo 17 días sentado en su despacho en lo que va de año

14.05.2019 | 15:44
Matteo Salvini (2i) se fotografía con varios trabajadores.

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, no se cansa de repetir que es él el ministro del Interior italiano, pero por la sede del ministerio se le ve poco, pues lo que va del año lo ha pasado dando mítines y solo 17 días sentado en su despacho.

Si se observan sus redes sociales y su agenda se puede verificar que el ministro dedica la mayor parte de su tiempo a los mítines por media Italia para las diferentes elecciones locales y regionales que se han celebrado en estos meses.

El diario "La Repubblica" ha calculado que en los cuatro meses y medio de 2019, el ministro y vicepresidente del Gobierno ha estado ausente del ministerio 95 días, mientras que ha participado en 211 eventos entre comicios electorales y reuniones no institucionales.

En el ministerio del Interior, asegura el diario, comentan con ironía que para hablar con Salvini es mejor apuntarse al concurso que el ministro ha organizado y en el que el premio es una llamada de teléfono con él.

"VinciSalvini" (Gana Salvini) llega a su segunda edición y los seguidores en las redes sociales de "El Capitán", como le llaman sus correligionarios, pueden ganar un café o una llamada de teléfono si son los primeros en poner un "me gusta" a su infinidad de tuits o post en Facebook.

El líder de la Liga lleva 211 etapas entre eventos públicos, mítines, fiestas de la liga y cenas por toda Italia. Sus tuits comiendo delicias por toda Italia así lo demuestran.

Empezó el año en la localidad alpina de Bormio de vacaciones, pero aprovechó para sacarse la foto con la bebida local y dar un mitin en la plaza.

Desde entonces, los días pasados en el ministerio para trabajar son pocos. Entre ellos, el 5 de marzo se reúne con el vicepresidente libio Ahmed Omar Maiteeg , el 19 de marzo celebra una reunión para redactar una directiva contra los barcos humanitarios en el Mediterráneo o el 8 de mayo cuando mantuvo una serie de encuentros diplomáticos.

Una ausencia laboral de cerca el 70 por ciento, apunta La Repubblica.

Si no va a su lugar de trabajo, aún menos al Parlamento, señala otra investigación en el Corriere della Sera, Stella, que calcula que en el último año su presencia en el Parlamento no llega al 1,73 % de las sesiones.

En esta ocasión, Salvini afirmó: "Pues voy, me tiro allí doce horas y me duermo la siesta. Así están contentos".

Salvini también se ha saltado cinco de los seis Consejos de Justicia y Asuntos de Interior (JAI) de la Unión Europea en los que se discutía de inmigración y en su lugar envió al subsecretario Nicola Molteni.

El pasado 25 de abril, el ministro del Interior no participó en ninguna de las celebraciones con ocasión del 74 aniversario de la liberación del nazifascismo, una de las principales festividades del país.

Prefirió viajar a la localidad siciliana de Corleone para inaugurar una comisaria de Policía, en lo que dijo era una muestra de su empeño para la lucha contra la mafia.

El resto de los dos días de visita los pasó en varios actos de la campaña electoral para las elecciones municipales.

Ayer a Salvini tampoco le esperaban en el ministerio. Se encontraba en Zingonia, en el norte de Italia, subido con su casco y su chaleco amarillos a una excavadora durante la demolición de dos edificios abandonados donde se traficaba con droga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook