03 de mayo de 2019
03.05.2019
Crisis en Venezuela

Guaidó admite que la Embajada de España tiene "reglas que respetar"

El líder opositor convoca una nueva marcha para este sábado para entregar un manifiesto al Ejército

03.05.2019 | 19:41
Guaidó cree que detener a López sería "una amenaza de guerra".

El autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, ha admitido este viernes que en las legaciones diplomáticas "hay reglas" y "normas" que hay que respetar y además "ser cortés", después de la advertencia del ministro de Exteriores español, Josep Borrell, quien ha afirmado que Leopoldo López, que se encuentra en calidad de invitado en la casa del embajador de España en Caracas, tendrá limitada la actividad política.

En cualquier caso, Guaidó ha expresado su agradecimiento al Gobierno de España por acoger desde el martes al opositor. "El agradecimiento, por supuesto, porque es un gesto no solamente diplomático sino de humanidad. Sabemos lo que es la cárcel política en Venezuela", ha dicho Guaidó, quien ha dado además las gracias a Panamá y Colombia por "recibir a muchos militares".

Las palabras de Guaidó han llegado horas después de que Borrell afirmara que se va a limitar la actividad política de López porque "España no va a permitir que su Embajada se convierta en centro de activismo político" por parte de nadie.

En declaraciones a la prensa desde Beirut, donde se encuentra de viaje oficial, Borrell ha detallado que López está "en una figura práctica de huésped o acogido en la Embajada" y que "naturalmente eso implica también una limitación en su actividad política".

En este sentido, Guaidó ha resaltado que "hay reglas, normas, así que evidentemente hay que respetarlas y ser además cortés", antes de recordar que el opositor Freddy Guevara "está en una situación muy similar".

"Estamos tratando de que sea lo más factible posible para la tranquilidad (...) de muchos otros que están en situación de asilo", ha zanjado el presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

La situación de López ha sido objeto de conversaciones del embajador español, Jesús Silva, y del propio Borrell con su homólogo, Jorge Arreaza.

Según ha dicho Borrell, se le ha dejado claro a Arreaza que López no va a ser entregado a la Justicia venezolana, sino que será considerado invitado en la Embajada española, pero también que eso implicará limitar, a través del embajador, su actividad política, "de acuerdo con las normas internacionales".

El motivo es que el Tribunal Supremo venezolano emitió este jueves una orden de busca y captura contra López por violar su arresto domiciliario, tras ser liberado el martes por militares fieles a Guaidó, reconocido por España como presidente encargado. López se refugió en la tarde del martes junto a su esposa y su hija primero en la Embajada de Chile y luego en la residencia del embajador español.

"Amenaza de guerra" a España

Por otra parte, Guaidó ha advertido este viernes al Gobierno de Nicolás Maduro de que, si sus fuerzas de seguridad intentan entrar en la residencia del embajador español en Caracas para detener al líder opositor Leopoldo López, "sería una amenaza de guerra" a España.

"Sería una amenaza de guerra a un país", ha contestado Guaidó, preguntado en una rueda de prensa en Caracas sobre la posibilidad de que fuerzas venezolanas irrumpan en la sede diplomática.

El jefe de la Asamblea Nacional también ha indicado que sería una violación de la Convención de Viena que regula las relaciones diplomáticas y consulares.

"Si quieren cometer ese severo error de intentar violar territorio español y la Convención de Viena y secuestrar a un huésped, adelante con la locura", ha añadido. "La cantidad de errores ya no sería uno, sino cien", ha remachado.

Nueva marcha este sábado

Por otra parte, Guaidó ha convocado este viernes una nueva marcha opositoras para este sábado con el objetivo de entregar un manifiesto a las Fuerzas Armadas y conseguir que se sumen a la "transición pacífica".

"Mañana volveremos al encuentro de manera pacífica (...) a entregar un documento sencillo, una proclama, a las Fuerzas Armadas para que escuchen, para que atiendan el llamado de Venezuela para que haya una transición rápida hacia elecciones libres", ha dicho en una rueda de prensa desde Caracas.

Guaidó ha indicado que la movilización arrancará a las 10.00 (16.00 hora peninsular española) "en todos los estados" venezolanos, si bien ha emplazado a los ciudadanos a que estén atentos en las próximas horas cuando se darán a conocer los "puntos de concentración" exactos en cada lugar.

El líder opositor ha pedido a sus seguidores "no morder el peine de la violencia". "Si se encuentran con un piquete (de las fuerzas de seguridad), no intenten pasar, hablen con ellos" para intentar convencerles, ha indicado, subrayando que las movilizaciones deben ser "pacíficas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook