15 de julio de 2010
15.07.2010
En París

Militares de antiguas colonias, en la fiesta nacional de Francia

La polémica rodea el desfile por las críticas de ONGs a la presencia de presuntos violadores de Derechos Humanos

14.07.2010 | 23:14

Francia celebró este miércoles su fiesta nacional y, con ella, su tradicional desfile militar, en esta ocasión marcado por la fuerte lluvia caída durante todo el acto y por la presencia de 13 antiguas colonias africanas que se sumaron a los tres ejércitos galos en su recorrido por los Campos Elíseos.

Bajo una intensa lluvia, el Elíseo quiso conmemorar en este año el medio siglo de independencia de sus antiguas colonias. Tan sólo Costa de Marfil declinó una invitación llegada de París y que sí aceptaron Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, República del Congo, Gabón, Madagascar, Malí, Mauritania, Níger, Senegal, Chad, Togo y la actual Benín.

En el desfile también tomaron parte representantes de los tres ejércitos nacionales franceses --Tierra, Mar y Aire--, así como miembros de distintas escuelas militares, de la Gendarmería y del cuerpo de Bomberos, tanto voluntarios como profesionales. Además, surcaron el aire aviones y helicópteros militares y descendieron, justo ante la tribuna presidencial, paracaidistas con distintas banderas.

La presencia de 13 jefes de Estado africanos y de sus correspondientes ejércitos ha provocado polémica en Francia, especialmente por los temores de algunas ONG a que entre los asistentes extranjeros se encontrase alguna persona sospechosa de violar los Derechos Humanos en sus respectivos países.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, defendió ayer en un comunicado que el motivo de este "reencuentro" es "celebrar las independencias" y "celebrar la fuerza de los vínculos históricos entre nuestros pueblos".

Una de las organizaciones críticas, la Federación Internacional de Ligas de Derechos Humanos (FIDH) reivindicó el pasado lunes la publicación de la composición de las delegaciones invitadas, ante el temor de que entre los invitados figurasen "torturadores, dictadores y otros violadores de los Derechos Humanos".

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, salió hoy al paso de estas críticas y celebró la presencia de 13 líderes africanos como un "símbolo de amistad e historia", según informaciones de la emisora France Info.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook