01 de junio de 2010
01.06.2010
En el Golfo de México

La temporada de huracanes agravará el derrame de crudo

Puede llevar el vertido de petróleo tierra adentro y contaminar marismas y ríos

01.06.2010 | 10:33
El vertido de crudo podría agravarse con los huracanes.

La temporada de huracanes en el Océano Atlántico comenzó hoy como una amenaza añadida para el medio ambiente en la costa del Golfo de México, pues puede llevar el derrame de petróleo tierra adentro y contaminar marismas y ríos.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés) ha advertido de que podría ser una de las temporadas más activas en la historia.

Prevé la formación de entre 8 y 14 huracanes, de los cuales la mitad podría ser de gran potencia, además de entre 14 y 23 tormentas tropicales.

El lugar donde se hundió la plataforma que dio lugar al derrame de petróleo está en el camino de paso de algunos de los huracanes más devastadores, como el "Camille" en 1969 y el "Katrina" en 2005.

Los científicos creen que el petróleo depositado en el mar no impedirá la formación de las tormentas.

Un huracán dificultaría las operaciones de limpieza, en las que actualmente participan más de 20.000 personas y 1.700 barcos.

Además, el viento y el oleaje podrían llevar el crudo hacia el interior de estuarios y marismas, los cuales son un eslabón muy importante en el ecosistema del Golfo de México.

Mientras, British Petroleum (BP) se prepara para poner en práctica una nueva tentativa para detener el flujo de hidrocarburos, después de que el sábado reconociera que su anterior idea no funcionó.

La petrolera usará robots submarinos para serrar una tubería, ponerle un sello y llevar el petróleo y el gas natural hasta un barco en la superficie, una operación arriesgada cuyo éxito no está garantizado.

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, visitará hoy por primera vez la zona afectada por la contaminación y se reunirá con los fiscales de Luisiana, Alabama y Misisipi.

Holder analiza si hubo irregularidades que motivaron el desastre y si British Petroleum y sus contratistas violaron normativas ambientales estadounidenses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook