24 de junio de 2014
24.06.2014

«¡Oh my God, Obama desnudo!»

Estudiantes americanos de un curso de creación literaria visitan las Hogueras para conocer la cultura y poder aplicarla a sus trabajos -La altura de los monumentos les impresiona mientras la Cremà les desconcierta hasta afirmar que «es una lástima»

23.06.2014 | 22:04
«¡Oh my God, Obama desnudo!»

La altura de los monumentos y su colorido han dejado con la boca abierta a un grupo de estudiantes americanos, pero son las caricaturas de líderes políticos como la de Obama desnudo las que les arrancan la carcajada. Lo que más les cuesta entender es el ritual de la Cremà. «Es una lástima, son muy bonitas», comenta una de ellas que, al conocer la tradición de la banyà se pregunta con extrañeza: ¿Hay que llevar traje de baño? Se trata de Katheryn Warzak, que estudia Creación Literaria y que está de visita en la ciudad junto con siete estudiantes americanos más en busca de la inspiración.

Y asegura haberla encontrado en las Hogueras. De hecho, ya tiene esbozado en su cabeza el guión de su primera película de ciencia ficción: «Transcurrirá en Alicante y tendrá como escenario principal el Castillo de Santa Bárbara, porque creo que es espectacular para lo que quiero; una película con fantasmas y vampiros. Un final ideal sería la Cremà de las Hogueras, con la ciudad ardiendo por todos los puntos».

Para Katheryn las hogueras son lo más parecido a las carrozas del Mardi Gras, nombre que recibe el carnaval que se celebra en la ciudad de Nueva Orleans en la que reside, pero con una gran diferencia: «Nosotros no las quemamos». El que los monumentos acaben devorados por el fuego es lo que, sin duda, más llama la atención de este grupo de estudiantes procedentes de diferentes puntos de Estados Unidos. Durante un mes visitan la provincia en busca de inspiración de la mano del profesor de la Universidad de Memphis John Bensko, a través de un programa de intercambio que coordina el profesor Armando Miguélez, del Academic Language Institute de Alicante.

La Cremà suscita un gran interés en este grupo de futuros escritores americanos, pero también lo hace la popular banyà. «¿Tengo que ponerme ropa de baño?», pregunta Katheryn. «O eso o ropa vieja», le responde Miguélez, quien durante estos días trata de acercarles a la tradición alicantina. El profesor John Bensko explica que, como expresión cultural, las Hogueras aportan conocimientos a los futuros escritores. «Es llamativo ver el interés por la escultura y también el mensaje social que se desprende de los monumentos, con mensajes reivindicativos y de protesta», añade.

Las alusiones a la crisis y a la situación económica mundial llaman la atención del grupo de estudiantes, pero las escenas con personajes conocidos a nivel mundial son las que más les ayudan a comprender el espíritu satírico de las Hogueras. Si al ver la caricatura del Papa Francisco de la hoguera de Alfonso el Sabio no pudieron evitar sorprenderse, como platos se les quedaron los ojos al ver la escena en la que su presidente, Obama, aparece desnudo junto a los líderes políticos Putin, Merkel, Rajoy y Hollande de la hoguera de Séneca-Autobusos. Para estos estudiantes resultó difícil contener la carcajada inicial.

El fuego purificador y la vertiente crítica de los monumentos también han calado en Malcom Friend, que en escasos cinco minutos pudo improvisar un poema en espanglish con las Hogueras como elemento principal y alusiones a los conflictos sociales y políticos del país, como las tensiones independentistas o el creciente debate entre monarquía y república tras la abdicación del Rey.

El estruendo de las mascletàs o la afluencia de gente en las calles también son cuestiones que llaman la atención de este grupo de estudiantes, que intenta introducirse en la cultura alicantina acudiendo a algunos actos y viviendo las fiestas de día y de noche.

Destacan lo bueno, pero también otras experiencias que no lo son tanto, como apunta una de las estudiantes a la que los amigos de lo ajeno le arrebataron el bolso que tenía a sus pies mientras bailaba sobre el arenal de la playa del Postiguet una de las noches.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook