06 de abril de 2020
06.04.2020
Información

«Mi novia es enfermera y hay días que acaba rota, pero apoyo su vocación»

Pedro Torres, el jugador revelación del Hércules en esta temporada, relata en primera persona cómo vive la cuarentena en Santa Pola y cómo su pareja ayuda a combatir el coronavirus en una clínica privada

05.04.2020 | 20:36

«Los sanitarios están desbordados».

En cada hogar español, una historia de lucha, un sufrimiento, una vida en primera persona que hace frente a la pandemia del coronavirus de una manera diferente. En el «universo Hércules» bien lo sabe el mediocentro Pedro Torres (1998), que pasa la cuarentena en Santa Pola, su municipio natal. Naiara, su pareja, es enfermera y el futbolista explica cómo están viviendo ambos este duro confinamiento.

«Es todavía complicado asimilar esta situación, lo llevamos como se puede, tratamos de ser positivos a pesar de que la cosa está difícil ahí fuera», cuenta Torres, al que esta crisis del Covid-19 le ha separado de su novia por el trabajo de ella. «Creímos que era lo mejor, ella se lo plantea como un reto para superarse a ella misma, pero es imposible que todo esto no te afecte», confiesa el futbolista sobre la labor que desempeña su pareja actualmente en una clínica privada.

Incertidumbre

«Cada día no sabe a qué se va a enfrentar»

«Pasa momentos muy duros, hay días que acaba rota, abatida, pero dice que es su vocación, que le encanta, y yo le apoyo en todo», indica el santapolero. «A veces le cuesta levantarse por las mañanas y luego no sabe qué le va a deparar el día en esta situación, pero las enfermeras, como todos los sanitarios, lo dan todo por el otro antes que por ellos mismos, luchan por que salgan adelante las vidas», cuenta un orgulloso Pedro Torres que, a pesar del ERTE que ha hecho el Hércules, sigue ejercitándose en casa para no perder la forma. «Continúo con mi rutina de ejercicios, me baso en los entrenamientos que envía el club y añado alguna cosa más», apunta. 

Evasión

«Mi hermana pequeña me hace más ameno el confinamiento»

También ha encontrado en su hermana pequeña una vía de escape para el aburrimiento: «Ella lo hace todo más ameno, un niño en casa siempre es una alegría y vamos a continuar confinados porque cada vez queda menos». Así, en familia y solidarizado con la causa, pasa el confinamiento Pedro Torres, quien agradece la labor de todos los profesionales que velan por la seguridad de la población. «Hacen un trabajo brutal, tanto física como psicológicamente, esto es una situación nueva, nada común y hay que hacer fuerza entre todos», apunta.

Solidaridad

«Toda ayuda es poca para la gente que lo necesita»

Esa implicación tampoco pasa de largo en la plantilla del Hércules, que decidió la pasada semana donar su bote de multas a los niños de Nazaret, un gesto solidario en tiempos de máxima angustia. «El equipo está muy concienciado, tratamos el tema día a día en el grupo de WhatsApp y es lo mínimo que podemos hacer; toda ayuda es poca para la gente que lo necesita», explica el centrocampista. Pedro Torres todavía tiene la esperanza de que el fútbol pueda volver y que la campaña se termine en el terreno de juego y no en un despacho: «Damos lo mejor de nosotros a diario para volver más fuertes; cuando se arregle todo debemos volver como motos».

Consejo

«Tened precaución y cuidado para evitar el contagio»

Hasta que llegue ese momento, si llega, la lucha contra el coronavirus continúa fuera y dentro de las casas. «Los sanitarios están desbordados, pero no queda otra que darles ánimos a todos, mi familia y yo se los damos a mi chica para que no desista, para que continúe peleando, porque gracias a ellos esto acabará más pronto que tarde», confía Pedro Torres. 
 
Mientras, el futbolista, la persona, anima a toda la afición del Hércules a quedarse en casa: «Tened precaución, llevad cuidado para evitar el contagio y espero que nos veamos pronto».
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook