05 de diciembre de 2019
05.12.2019

Mentalidad competitiva

04.12.2019 | 23:30
Moha y Muñoz, ante el Olot.

Tengo que admitir que me preocupa bastante el nivel competitivo de muchos futbolistas. Empezando, por ejemplo, por Dembelé y terminando por cualquier futbolista de Tercera División. ¿Esto qué es?, ¿qué está pasando?, ¿qué actitud es ésta?

Tener calidad técnica, buen golpeo, buena forma física, velocidad o haber destacado en categorías inferiores son argumentos para merecer una oportunidad en las diferentes categorías del fútbol español, pero lo que marca la diferencia es la «mentalidad competitiva». Tu mentalidad competitiva es la que te hará ganarte el respeto de entrenadores, técnicos, compañeros, aficionados, medios de comunicación y un largo etcétera.

Tu mentalidad competitiva te llevará a crecer como futbolista y como persona. Te puede llevar a alcanzar cotas con las que quizás no hayas soñado nunca. Tu mentalidad competitiva es la que te define. Es añadir a tu juego unas altas exigencias. Es mejorar tácticamente, entender el juego, escuchar, atender, comprender, ser responsable. Es cuidar tus hábitos de comidas y descansos, ordenar tu vida, esforzarte al máximo, transmitir ilusión e implicación. Tener orgullo, trabajo, esfuerzo, constancia, respeto, disciplina, educación, dolor, alegría, ambición, garra, coraje, saber ganar, saber perder. Tener empatía. Y mil cosas más.

Piensa en fútbol. Piensa en fútbol. Piensa en fútbol. Olvídate de algunas tonterías de la sociedad actual, que está llena de gente caprichosa. Olvídate de que las cosas se consiguen enseguida o comprándolas. Olvídate de llorarle a papá o a mamá. Olvídate de excusas estúpidas. Olvídate de las opiniones. Olvídate de las redes sociales. Olvídate y céntrate en lo importante. Las cosas más bonitas se consiguen con esfuerzo, dedicación y pasión.

Los mejores están arriba por algo, aquí no hay regalos. La competición pone a cada uno en su sitio. De esta manera, cuando dejes el fútbol tendrás la sensación de haberlo dado todo. Podrás mirar a los ojos a cualquiera, podrás recordar los buenos momentos, podrás recordar los malos momentos. Los errores. Los aciertos. Podrás seguir en el fútbol como entrenador o en otro estamento de este deporte y descubrirás que no hay nada mejor que ser futbolista. Nada te llena más que ser futbolista. Y lo echas tanto de menos que no encuentras palabras para poder describirlo.

Así que éste es mi consejo. Mejora tu mentalidad competitiva y mejorará tu nivel, del que se beneficiará el equipo. Respeta el escudo del equipo al que representas y te ganarás el respeto de la afición.

PD: Errores cometemos todos, no tengas miedo, no dudes. Busca soluciones. Piensa en fútbol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook