27 de noviembre de 2019
27.11.2019

La Policía detiene al exherculano Atienza

El central del Zaragoza es arrestado antes de entrenar por la investigación del Reus-Valladolid de 2017

26.11.2019 | 22:18
«Pichu» Atienza, junto a Chechu Flores y Paco Peña en un partido del Hércules del curso 15-16.

La segunda fase de la operación «Oikos» contra el amaño de partidos de fútbol ha dejado este martes nueve detenidos entre jugadores, directivos y empresarios, entre ellos el exherculano «Pichu» Atienza, que actualmente juega en el Real Zaragoza, y que ha sido detenido en su domicilio de la capital aragonesa. Atienza militó en el Hércules en las temporadas 14/15 y 15/16 y en ambas disputó la promoción de ascenso.

En Madrid ha sido arrestado Íñigo López, exjugador del Deportivo de La Coruña, Huesca y Granada, entre otros; el exdirectivo de la Sociedad Deportiva Huesca Agustín Lasaosa y el exdirector financiero del club oscense Carlos Laguna. También ha sido arrestado el exjefe de los servicios médicos de la SD Huesca Juan Carlos Galindo.

Jesús Sanagustín, empresario oscense de la constructora Pryobra 2010 SL, Aritz López Garay, vinculado al Reus, y el representante Rodrigo Fernández son los otros arrestados en unas diligencias secretas con orden de detención contra un total de once personas, aunque se han practicado nueve.

Los arrestados por su presunta implicación en delitos de corrupción entre particulares, administración desleal y blanqueo de capitales están vinculados al pago de una prima a terceros por parte de un club de fútbol con el fin de jugar el play-off de ascenso a Primera División de Fútbol de la Liga Española.

La Policía ha informado de que durante la primera fase de la operación, llevada a cabo el pasado mes de mayo, los agentes hallaron varias hojas manuscritas que recogía una operativa de recaudación, reparto, devolución y entrega de fondos para el condicionamiento de un resultado deportivo de la Segunda División de Fútbol de la Liga Española.

Tras el análisis de la documentación, los investigadores han constatado que un club de fútbol desembolsó fondos en metálico a la plantilla de otro equipo tras la victoria de éstos en un partido Reus-Valladolid celebrado en el mes de junio del año 2017, con la finalidad de facilitar su ascenso a la última plaza de play-off de ascenso a Primera.

Para realizar el pago, diferentes personas físicas y jurídicas relacionadas directa e indirectamente con el club, adelantaron diversas cantidades en efectivo para el pago de la prima, generando una deuda en el club con estos «prestamistas» que fue amortizada en los meses siguientes a su entrega.

La investigación permanece abierta y ha sido declarada como secreta por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook